Análisis de las Estrategias Europeas de Salida de Crisis: Entre Escilas y Caribdis

Artículo presentado por el Mtro. Vivien Sierens en el IX Seminario Internacional: Economía, Territorio y Sector Externo, Mesa: Regiones, Sector Externo y crisis financiera, ININEE, UNMSH (en instancia de publicación)

I.                   Introducción

La Unión Europea está enfrentando la crisis más importante de su historia[1]. Mientras las tensiones en el mercado de las deudas soberanas se intensifican en las economías europeas, la crisis se está expandiendo hacía otros mercados[2]. Según el presidente del Banco Central Europeo, “desde más de cuatro años, Europa esta navegando en aguas turbulentas con tormentas y huracanes imprevistos[3]. Sin un capitán hábil a su bordo, la nave de la moneda única europea arriesga ser aspirada en el remolino de una crisis sistémica. El problema es que en tiempos de crisis, muchos quieren ser capitanes y pocos saben navegar.

Cristalizada por la situación catastrófica de la deuda soberana griega, la crisis que afecta la zona euro viene de problemas económicos múltiples. El estado de las finanzas públicas griegas no tiene que ser tomado como el árbol que esconde el bosque. Más que de una indisciplina fiscal, la zona euro padece de desequilibrios macroeconómicos importantes sea al nivel del desempleo o de la balanza de pagos. No es tanto la existencia de estos desequilibrios sino su amplitud la que se convirtió en un problema. El diferencial de competitividad entre las economías del centro y de la periferia justifica buena parte de la febrilidad de los mercados financieros. Frente a estos desequilibrios, la reacción de los gobiernos europeos careció de cohesión. En sus discusiones homéricas alrededor de las estrategias de salida crisis y en la exposición pública de sus discordias, los líderes europeos parecieron más jugar a los bomberos pirómanos que a timoneros hábiles.  En la gobernanza multinivel que representa la Unión Europea, intereses diversos motivaron los dirigentes a adoptar actitudes contradictorias. La hipótesis de este trabajo es que la falta de coordinación de las estrategias de salida europea se debe a una tensión dialéctica entre dos paradigmas teóricos de la Unión Monetaria. Esta dialéctica teórica no sólo influye en la posición de los Estados Miembros en el debate sobre las estrategias de salida, pero también es instrumentalizada por ellos de acuerdo a sus intereses en una dinámica centro-periferia. Las sirenas de los intereses políticos acorto plazo parecen embriagar al equipaje europeo que arriesga arrojarse a las aguas oscuras de la recesión y abrir las puertas de un euroggedon[4].

En un primer capítulo se analizará el contexto de la crisis griega con respecto al modelo de Mundell de las Zonas Monetarias Óptimas. En un segundo capítulo se identificarán las propuestas de políticas públicas introducidas por los gobiernos europeos y las instituciones comunitarias. Este capítulo nos permitirá identificar tres grandes ejes de estrategias de salida de crisis: 1) un eje fiscal, 2) un eje monetario y 3) un eje de coordinación de reformas estructurales. En un tercer capítulo, analizaremos los modelos teóricos de estas estrategias y las tensiones que existen entre ellos. Finalmente este estudio lanzará algunas pistas de reflexión sobre la eficacia de las nuevas estructuras de gobernanza europea.

II.               Contexto de la crisis de la zona euro

A)   Introducción

La crisis que vive actualmente la zona euro toma sus orígenes en el diseño mismo de la Unión monetaria y se desarrolla en un contexto económico de bajo crecimiento y de política fiscal expansionista. En esta primera sección se analizará primero la estructura de la Unión Monetaria Europea y en un segundo tiempo las condiciones macroeconómicas de entorno de la crisis.

B)   Estructura de la Unión Monetaria

Desde la creación de la moneda única europea, los economistas han sido divididos[5] sobre la oportunidad de juntar algunos Estados Europeos bajo una moneda común. Muchos consideraban que los costos económicos de la devolución de la política monetaria y del abandono de la política cambiaria eran superiores a los beneficios de la creación de una unión monetaria. La pérdida para los gobiernos del instrumento de la política monetaria restringe su capacidad de reacción frente a choques económicos en contra de una supresión del riesgo cambiario. Según los criterios establecidos por la teoría de las zonas monetarias óptimas[6], marco teórico faro de la época, los países que querían sacar ventajas de la creación de una moneda común debían minimizar el riesgo de choques asimétricos juntando las características siguientes:

–      Apertura al comercio mutuo.

–      Diversificación económica.

–      Flexibilidad de los precios y de los salarios.

–      Movilidad de los factores de producción.

–      Existencia de transferencias presupuestarias (unión fiscal).

Si bien la mayor parte de los Estados Miembros de la Unión Europea cumplían con los criterios de apertura al comercio mutuo y de diversificación económica, nunca cumplieron perfectamente con los criterios de movilidad de los factores de producción, de flexibilidad de los precios y salarios ni de unión fiscal[7]. La movilidad del factor Trabajo dentro de la Unión Europea es imperfecta por razones culturales, lingüísticas y familiares. En cuanto a la flexibilidad de los precios y de los salarios, algunos países dentro de la zona euro tienen mecanismos de indexación de los salarios que obstaculiza la flexibilidad de los salarios. Y last but not least, los gobiernos europeos siempre se opusieron firmemente a abandonar sus competencias soberanas en materia fiscal. Dado estas imperfecciones y debilidades en el mercado europeo, el análisis económico preliminar no justificaba la creación de una unión monetaria. Como lo decía Healey, “From an economic perspective, benefits of EMU are ‘reasonably predictable and fairly modest’, but costs are ‘uncertain and unquantifiable[8]. Como se mostrará en la segunda parte, son precisamente las debilidades de las economías europeas con respecto a estos criterios que engendraron por buena parte la crisis actual. Pero, más allá de los argumentos económicos, la creación del euro correspondía también a una voluntad política.

La voluntad política de sellar la odisea de la convergencia monetaria emprendida desde los años 70 con los planes Werner y seguida en los años 80 con el sistema monetario europeo es uno de los factores clave que explica la creación de la unión monetaria. Con el Tratado de Maastricht 1992, los Estados Miembros de la Unión Europea marcan el fin de un largo camino hacia la creación de una unión monetaria. Bajo la impulsión de Jacques Delors y su programa de unificación del mercado interior europeo, la Comisión Europea encuentra en el informe Emerson[9] de 1990 sus motivos para promover la creación de una moneda única. Mezcla de paradigmas económicos de orígenes distintos como el de la microeconomía clásica, el análisis keynesiano y el análisis de las políticas públicas, este informe Emerson defiende de manera pragmática el establecimiento de una unión monetaria pero minimiza los riesgos inherentes a este tipo de unión. Tomado como la cuna de un proceso de integración, la adopción de una moneda única representa para los políticos de la época la coronación de una buena gestión común. Pero para lograr este proyecto económico político, se necesitaba también establecer criterios económicos de convergencia permitiendo a las economías nacionales de convivir bajo una misma moneda.

De las discusiones épicas alrededor de la Unión Monetaria, es la visión alemana de estabilidad de los precios que se establece[10]. Después de la volatilidad de los tipos de cambio que había resultado el experimento del sistema monetario europeo, la mayor parte de los Estados Europeos, excepto Alemania, tenían interés en un sistema manteniendo las tasas de cambio fijas en un entorno regulatorio marcado por la movilidad de los capitales[11]. Las fluctuaciones cambiarias constituyen una amenaza para el mercado común pero el motor económico alemán no estaba dispuesto a abandonar su divisa estrella sin contrapartes. De hecho, ya desde finales de los 80´s los países Miembros de las Comunidades Europeas tomaban el Deutshmark como ancla de referencia. Los criterios de convergencia fueron elegidos para mantener la política monetaria alemana de control de los precios y de baja inflación. Pero la receta de uno, no es necesariamente el mejor remedio que se puede aconsejar a pacientes que padecen de enfermedades distintas. Al final la unión monetaria empieza en 1999 con 11 Estados Miembros. Grecia se junta en 2001. En 2009, se juntan cuatro otros Estados Miembros: Chipre, Malta, Eslovaquia y Eslovenia. En 2011 se junta Estonia.

Motivada por experiencias históricas dolorosas de la grande recesión y el dinamismo exportador alemán, la visión monetarista del Bundesbank inspirada de la teoría cuantitativa de la moneda imponía en principios claves el equilibrio fiscal y la virtud presupuestaria. Los criterios de convergencia elegidos en Maastricht estuvieron diseñados precisamente para reflejar este paradigma monetarista:

  • Tasa de inflación: no más elevada que 1,5% arriba del promedio de los 3 países con mejor control de la inflación.
  • Tasas de interés a largo plazo: no más que 2% arriba de los 3 mejores.
  • Déficit público: menos de 3% del PIB.
  • Deuda pública: no más que 60% del PIB.
  • Control de cambios: ninguna devaluación dentro del sistema monetario europeo por lo menos durante 2 años. [12]

De estos criterios, cabe destacar que, desde el principio, la falta de disciplina fiscal ha sido identificada como uno de los riesgos más importantes para el funcionamiento de la unión monetaria. Curiosamente los Estados Miembros que estuvieron al origen del pacto de estabilidad, Francia y Alemania, fueron también los primeros a violarlo cuando les convenía en 2003 y 2004. De hecho, desde el principio, Alemania entró en la zona euro con una tasa de cambio sobreevaluada y se pudo beneficiar de una coyuntura internacional y pudo beneficiar de una coyuntura internacional de alto crecimiento pero con la explosión de la burbuja internet en el 2001, Alemania conoció una desaceleración de su crecimiento por varios años a tal grado que algunos analistas consideraban Alemania como el “hombre enfermo de Europa[13]”.

Criticado por su rigidez teórica, su carácter esencialmente contable y por su falta de credibilidad el Pacto de Estabilidad[14] aparecía más y más como una cascara vacía cuando explotó la crisis de los subprimes en 2008.

C)    Entorno macroeconómico europeo: Centro y periferia

Con la explosión de la crisis de los subprimes en otoño del 2008, la Unión Europea entró en una situación de desaceleración económica que se transmite desde el canal bancario hasta la economía real. Según Eurostat, en promedio, el PIB per cápita se ha caído de 4% entre el 2008 y el 2009 y nunca logró retomar los niveles pre-crisis. Según la oficina de estadísticas europeas, la proporción entre la deuda pública y el PIB en los 27 Estados miembros de la Unión Europea aumento de 6 % entre 2009 y 2010 para alcanzar un nivel de 80%. Para los 17 países de la zona euro, la deuda es aún mayor y alcanza 85,1% en 2010[15]. Las tasas de desempleo han ido creciendo. La tasa de desempleo desestacionalizada en la zona del euro es de 10,4% en 2011, en comparación con el 10% en noviembre de 2009, el 9,4% en octubre y el 8% en noviembre de 2008[16].

Crecimiento comparado del PIB/año

Gráfico 1. Fuente: Gráfico elaborado con datos de Eurostat, 2011

Por lo tanto, con un déficit esperado de 4,5% para el año 2011, la Unión Europea hace mejor que otros grandes países industrializados como los Estados Unidos que esperan un déficit de 8%[17]. La recuperación de sus economías no es tampoco mucho más lenta que otras regiones desarrolladas (grafico 1). Para entender mejor las aporías de la zona euro, hay que entrar en un nivel más fino de detalle introduciendo nociones de geografía económica. Son los desequilibrios internos de la zona que preocupan a los mercados.

La Unión monetaria Europea presenta una dinámica de centro y periferia. Existen diferencias sustanciales entre, por un lado, el norte y el oeste de Europa y otros países europeos en el sur y el este. Mientras en algunos países (como Alemania) la oferta crecía más que la demanda, en otros países (como Grecia, España o Portugal) se daba un movimiento inverso. Una división de Europa por algunos indicadores macroeconómicos como el PIB/cápita, las tasas de desempleo y el déficit de las cuentas corrientes permite.

La repartición del PIB/cápita en 2010 y la tasa de evolución porcentual entre 2009 y 2010 (mapa 1) destacan la existencia de un eje central al Noroeste Europeo compuesto por Estados presentando un PIB/cápita en paridad poder de compra superior al promedio de la zona euro, y conociendo un crecimiento superior al promedio; además un eje periférico al sur este y oeste fuertemente al resto de la zona con un crecimiento porcentual más bajo.

 

Mapa 1. Fuente: Mapa elaborado con datos de Eurostat, 2011

Al nivel de las tasas de desempleo, países de la periferia como España, Grecia, Portugal o Irlanda conocen tasas de desempleo (mapa 2). Comprendidas entre el 12 y 20%, mientras países del centro como Alemania, Austria o el Benelux conocen tasas de desempleo entre 3 y 6,8%[18]. Lo preocupante es que a lo largo de la crisis, la brecha entre los países del centro y de la periferia europea se está expandiendo. Esta heterogeneidad estructural llama obviamente a respuestas políticas distintas y deteriora otros indicadores.

Mapa 2. Fuente: Mapa elaborado con datos de Eurostat, 2011

Las diferencias entre las balanzas de cuentas corrientes de los países de la zona euro (mapa 3). En 2008, al principio de la crisis, Alemania tenía un superávit de su cuenta corriente de casi 7% del PIB, mientras que algunos países de la periferia tenían un déficit por cuenta corriente por encima del 10% del PIB.[19] En el último cuatrimestre, cuando explota la crisis griega, el diferencial se había reducido pero Alemania tenía un excedente de 4.61%, mientras países como Grecia y España seguían teniendo respectivamente un déficit de sus cuentas corrientes de 1, 26 y 2.38% de su PIB[20].

Mapa 3. Fuente: Mapa elaborado con datos de Eurostat, 2011

Frente a la desaceleración económica provocada por la crisis de los subprimes, la primera reacción de los gobiernos europeos fue de lanzar paquetes de estímulos fiscales en una óptica keynesiana de estimulo a la demanda. Pero dadas las fuertes disparidades económicas iniciales entre el eje central y la periferia europea, estaba claro que la crisis no iba a afectar cada Estado de la misma forma. En ausencia de una política económica común al nivel de la Unión Europea, la dinámica de heterogeneidad estructural entre las economías de la zona no se había reducido, al contrario.

No obstante, los Estados Europeos se vieron atados de piernas y manos al mástil del pacto de estabilidad y sin poder utilizar sus remos monetarios. Además de una intervención en el sector bancario,  los Estados Miembros decidieron de lanzar el European Economic Recovery Plan (EERP) en diciembre de 2008. Este plan de Relanza constituido por una coordinación de estímulos fiscales equivalía a 5% del PIB total de la Unión Europea.

D)   Efectos de la crisis de los subprimes

El EERP tuvo como efecto aumentar de forma considerable los déficits públicos (Gráfico 2) y las deudas (Gráfico 3) de los Estados Miembros. Mientras la desaceleración económica presionaba a la baja los recursos fiscales, los apoyos financieros al desempleo iban subiendo incrementando la presión sobre los presupuestos nacionales.

Gráfico 2. Fuente: Gráfico elaborado con datos de Eurostat, 2011

 

Para varios Estados Miembros, además de un incremento de su déficit público, su deuda aumentó de forma exponencial. El aumento es particularmente significativo para países como Grecia e Irlanda.

Gráfico 3. Fuente: Gráfico elaborado con datos de Eurostat, 2011

De hecho, al final del 2009, prácticamente ningún Estado Miembro cumplía con las condiciones del pacto de estabilidad (Gráfico 4). El déficit promedio de la zona euro alcanzaba -6% mientras la deuda pública era comprendida entre 75 y 85% (Gráfico 3). La brecha con los objetivos de un déficit de 3% y una deuda menor de 60% del PIB era considerable….solo faltaba una chispa para lanzar un incendio. El cambio de gobierno en Grecia iba justamente a abrir la caja de Pandora.

Gráfico 4. Fuente: Gráfico elaborado con datos de Eurostat, 2011

La alternancia política que representa la llegada al poder del primer Ministro de centro izquierda Georges Papandreou en octubre de 2009 se acompaña de una reevaluación de las cifras de déficits y de deuda pública griega. Las estadísticas fiscales revelan que el déficit real es de 12,8%, lo que representa más del doble de las previsiones basadas sobre las estadísticas oficiales elaboradas por los gobiernos anteriores[21]. Frente a esta manipulación contable, las agencias de notación bajan inmediatamente la nota de los bonos del tesoro griego, lo que provoca un aumento casi automático de  8 % de la deuda griega. Para aclarar esta situación, la oficina de estadística europea Eurostat  verifica las cuentas públicas griegas en Febrero de 2010 y determina que los datos griegos han sido manipulados por varios años. Dado el bajo crecimiento de la economía griega, su déficit presupuestario y su deuda elevada, las agencias de notación expresaron sus dudas sobre la capacidad de Grecia de pagar los intereses a corto plazo de su deuda. Frente a esta situación los mercados esperaban una respuesta clara del bloque europeo; una muestra de solidaridad. Lamentablemente las respuestas europeas no lograron convencer los mercados…

III.            Estrategias de salida de crisis

A)   Introducción

Frente a la crisis de la deuda soberana griega, los países de la zona euro Estuvieron durante meses analizando la estrategia a adoptar y enviaron señales confusas a los mercados. ¿Cómo lidiar con un mal estudiante? ¿Castigar o ayudar en primer lugar?[22] En el sistema multinivel de la Unión Europea, con una estructura de poder dividida y dependiendo de tiempos políticos y de electorados diferentes, las respuestas tardaron en llegar. Por buena parte las declaraciones contradictorias de los líderes europeos contribuyeron a convertir el problema griego en un problema sistémico. En esta parte se identificaran 3 grandes ejes de estrategia de salida de crisis: 1) un eje fiscal, 2) un eje monetario, 3) un eje de reformas estructurales.

B)   Gestión de la crisis

La respuesta más urgente que los europeos tuvieron que dar a la degradación de la nota de los bonos del tesoro griego fue de decidir cómo ayudar Grecia con el pago de su deuda a corto plazo. Lo que parecía una pregunta simple, se transformo en un rompe cabezas haciendo pesar una espada de Damocles sobre toda la eurozona.

Desde la creación de la eurozona, los inversores asumían que las deudas en euros de un país se podían convertir con deudas de otros países de la zona euro y que había una solidaridad entre países para evitar que se debilitara su moneda común. Pero esta asunción no tenía ninguna base jurídica bien definida. En realidad hasta el artículo 125 del Tratado de Lisboa adoptado en el mismo año que la explosión de crisis griega, contiene  no bail-out clause que prohíbe que un Estado miembro venga a pagar las deudas de otro Estado Miembro. La entrada de Grecia dentro de la eurozona en 2001 se vio acompañada de un fenómeno de convergencia de las tasas de interés de los bonos griegos con las tasas bajas de los bonos alemanes. Este fenómeno provocó una expansión del crédito motivada por altas tasas de consumo interno. Pero confrontado con las manipulaciones contables de los previos gobiernos griegos, los mercados empiezan a dudar y el spread entre los bonos del tesoro griego y los bonos alemanes empiezan a incrementarse rápido.

La primera reacción de los dirigentes europeos, y más precisamente del reciente nombrado presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, fue convocar una cumbre extraordinaria de los jefes de Estados y de gobiernos en Febrero de 2010 para elaborar un plan de ayuda a Grecia. Los resultados de esta Cumbre Europea extraordinaria resultaron extraordinariamente decepcionantes. En las conclusiones de esta Cumbre, los europeos anuncian tener un plan para Grecia, pero no revelan ningún detalle ni toman ningún compromiso financiero[23]. Este mensaje no convenció a los mercados y refuerza sus temores sobre la solidaridad europea.

El efecto del mensaje oracular de la cumbre europea de Febrero de 2010 es aumentar tanto el spread entre los bonos alemanes y los bonos griegos que Grecia ya no podía refinanciar sobre los mercados para pagar su deuda. Los bonos del tesoro griego llegan a ser considerados como junk bonds. Mientras tanto, los europeos elaboran gradualmente planes más concretos, pero sin reunir el consenso dentro de la eurozona. Alemania, sobre todo, quiere responsabilizar a Grecia y a sus socios de la eurozona.  Por una parte el temor al contagio y por otra parte por razones electorales, la canciller alemana y su ministro de Economía se muestran reticentes a enviar un mensaje claro de apoyo a los especuladores. La situación es difícil para la canciller en la escena política interna. En pérdida de velocidad en los sondeos, el partido cristiano demócrata de la canciller no quiere mandar el mensaje a sus electores de que Alemania pagará los platos rotos griegos. El gobierno alemán decide mantener un flujo artístico sobre la ayuda a Grecia. De hecho, los planes de apoyo a Grecia no son populares entre los contribuyentes alemanes y la prensa popular pone limón en la herida denunciando el sistema corrupto y cleptócrático de la burocracia griega[24]. En la víspera de las elecciones regionales en Renania-Westfalia, la canciller alemana decidió temporizar, al menos públicamente, la toma de decisión frente a Grecia con el fin de mantener su mayoría en el Bundesrat. Lamentablemente este cálculo político fue un error, la canciller perdió su mayoría  y la indecisión tuvo como efecto expandir la especulación sobre otras economías como España, Irlanda y Portugal. En un solo acto, la crisis griega se convirtió en una crisis sistémica con repercusiones desconocidas para toda la zona euro. La reacción de los gobiernos y sus declaraciones públicas crearon un azar moral que puso en duda todos los países con desequilibrios macroeconómicos; es decir toda la periferia.

Finalmente, en mayo de 2011, los líderes europeos se pusieron de acuerdo sobre una estrategia de rescate de Grecia. Gracias a una interpretación flexible de la nueva sección 122 -2 introducido por el Tratado de Lisboa e implicando una solidaridad de los Estados Miembros frente a catástrofes e situaciones de emergencia, se logró un acuerdo sobre un mecanismo de ayuda financiera de 110 billones en tres años con 80 billones a cargo de préstamos bilaterales de los Estados Miembros  de la zona euro y 30 billones de euros pagados por el FMI. A cambio de estas ayudas, el gobierno griego se compromete a emprender reformas estructurales. Los esfuerzos requeridos de Grecia son hercúleos. Reducir el déficit público al 2,8% en 2012 frente a 13,6% en el 2010. Todo esto en un contexto de las tasas de interés de los bonos griegos a 10 años superiores al 9%. Lejos de impulsar el crecimiento, las nuevas medidas de austeridad fiscal arriesgan hundir Grecia en la recesión. Entre las medidas adoptadas por el Gobierno griego se encuentran un aumento del IVA (del 21% al 23%), un aumento del 10% de los impuestos al combustible, el alcohol y el tabaco, la congelación de los salarios y pensiones  en el sector público y el aumento de la edad mínima de jubilación a los 60 años. Eficiente en un primer tiempo estas medidas han sido seguidas por cortes en los gastos de educación y de salud y de venta de edificios públicos. Los esfuerzos draconianos que tiene que hacer Grecia no convencen a los inversores de la sostenibilidad de las reformas estructurales griegas. Esto explica la necesidad del segundo plano de ayuda financiera a Grecia decidido en el verano 2011 (este plan se articula con el Fondo Europeo de estabilidad financiera y supone una mayor participación del sector privado).

Aparte de la ayuda directa a Grecia, los gobiernos europeos decidieron también, en mayo de 2010, poner en pie un Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para ayudar a los países que encontrarían problemas de especulación en contra de su deuda soberana. El FEEF se compone de una mezcla de los instrumentos comunitarios, internacionales e intergubernamentales (como los prestamos bilaterales por los Estados) que contribuyen con un SPV[25].  Este vehículo de propósito especial estuvo fundado con un fondo inicial de € 440 mil millones de préstamos soberanos garantizados por los Estados Miembros (estas garantías son muy fiables, ya que es muy poco probable que todos los estados de la zona euro quiebren al mismo tiempo al mismo tiempo), € 60 mil millones de préstamos de la Comisión correspondientes a un fondo de estabilización en los márgenes no utilizados del presupuesto comunitario y de 200 a 250 millones de € del préstamo del FMI. Se trata de una movilización sin precedentes de los europeos. El FEEF es dotado de una sede permanente en Luxemburgo y de un presidente. Existe otro mecanismo similar para los países fuera de la zona del euro, que se introdujo al principio de la crisis, y que se llama “mecanismo de apoyo a la balanza de pagos.” Cuenta con 50 millones de euros y se ha utilizado para ayudar a Letonia, Hungría y Rumania. En octubre de 2011, los líderes europeos se pusieron de acuerdo dos veces sobre las formas de institucionalizar el FEEF y de reforzar su rol de dos maneras. En primer lugar mediante la posibilidad por el FEEF de comprar, como el Banco central Europeo, deuda pública de los países más necesitados del mercado secundario. En segundo lugar, mediante la posibilidad de proporcionar líneas de crédito para los países que están en situaciones menos dramáticas para evitar una espiral ascendente de control de las tasas de interés[26]. Además el 27 de octubre 2011, se reforzó el FEEF dándole mayor apalancamiento. El FEEF será capaz de proporcionar algunas garantías sobre los riesgos de pérdida de bonos soberanos a cambio de una baja de la tasa de interés aplicada a un estado en problemas. Un “vehículo especial” adicional será también creado y podrá ser alimentado no sólo por los bancos, sino también por los estados fuera de la zona euro, como Noruega, China, Brasil y Rusia. Se espera un nuevo grado de apalacamiento de 4 veces.

Al nivel monetario, el Banco Central Europeo mantuvo su tasa de redescuento sumamente baja hasta julio de 2011. Este mantenimiento de tasas de redescuento bajas permitió a Grecia de no ser asfixiada por un potencial credit crunch. Pero cualquier política tomada por el Banco Central Europeo está destinada a mantener las tasas de inflación bajas.  Es por esto que a partir de mayo de 2010, el Banco central Europeo se lanzó n la compra de títulos de la deuda griega como collateral independientemente de su calificación crediticia. Esta medida permitió apoyar la demanda de deuda pública griega pero fue temporal. Por otra parte, el BCE decidió también, de forma temporal, comprar directamente bonos emitidos por el gobierno griego y algunos otros prestatarios con el fin de promover la liquidez subyacente de los mercados. Pero la aceptación de la deuda griega como garantía, junto con la compra directa de deuda griega en los mercados secundarios, aumentan los riesgos para el balance del BCE[27].

El desarrollo del mecanismo de ayuda financiera a Grecia y del FEEF permitió vitar la quiebra inmediata de Grecia. Pero este éxito parce más una victoria a la Pyrrhus que una muestra de la cohesión de la zona euro. Atrás de la inyección de divisas, los mercados cuestionan la capacidad de un país como Grecia de llevar reformas estructurales de esta amplitud dentro de una política fiscal de austeridad e sin controlar su tasa de cambio. La intervención del BCE hace pesar una espada de Damocles sobre el balance de esta institución. Finalmente, la gestión inicial desordenada de la crisis contribuyó a expandir el riesgo de forma sistémica a toda la zona euro.

C)    Prevención de la crisis

a.      Eje fiscal

La primera respuesta Europea -y probablemente la más evidente en el contenido del marco jurídico de la UE – fue de considerar que el problema principal de Grecia era un problema de disciplina fiscal. Se consideró que la crisis de la deuda griega ponía en relieve la debilidad de las estructuras de control de la Unión Monetaria. ¿Cómo pudo Grecia esconder tantos años sus cifras reales de déficit y de deuda? Según la respuesta de los gobiernos europeos, esto era una prueba de que al pacto de estabilidad y de crecimiento le faltaban medidas de ejecución y de control. Debido a la crisis de los subprimes en 2008, muchos de los Estados habían sobrepasados los techos del 3% del déficit público y del 60% del PIB de deuda pública (cf. Gráfico 3 y 4). A la hora de la explosión de la crisis griega, los gobiernos europeos ya no se pueden endeudar más. La decisión de regresar a la austeridad fiscal para dominar la inflación ya había sido tomada (cf. Conclusiones del Consejo Europeo)[28] y ven en la crisis griega una confirmación del valor de regresar al equilibrio presupuestario.

La medida faro del semestre europeo consiste en reforzar el pacto de estabilidad. Se decide de reforzar las medidas preventivas y coercitivas del pacto con más atención en el indicador de la deuda y la posibilidad de imponer sanciones de forma más rápida por un mecanismo de mayoría calificada reversa[29]. En el mismo contexto, los Estados Miembros empiezan a considerar la oportunidad de introducir la llamada regla de oro alemana en sus constituciones respectivas; es decir la obligación constitucional de prohibir las situaciones de déficit público. Aunque consistente con el marco jurídico e ideológico del pacto de estabilidad, esta medida solo puede ser una parte de la respuesta dado que los problemas que afectaron a España, Portugal e Irlanda son de otra naturaleza. España y Portugal respetaron la disciplina fiscal pero padecen de un desequilibrio competitivo.

b.     Eje Monetario

Desde su creación el objetivo principal del Banco Central Europeo ha sido de mantener la estabilidad de los precios[30]. Como se explicó en la primera sección de este capítulo, durante la gestión de la crisis, a fin de evitar una difusión de la crisis griega, el Banco Central decidió de forma excepcional de comprar bonos del Tesoro de los Estados de la zona euro que conocen especulación sobre su deuda. El BCE explico muy claramente que esta compra de bonos era temporal. Se supone que la cantidad de compras de bonos por el BCE volverá a ser extraído en el mercado en forma de depósitos a corto plazo, por lo tanto, los bancos que lo deseen pueden pedir dinero prestado al BCE a una tasa fija. Esto significa que el BCE compra bonos a los bancos y presta dinero a otros bancos. Las cantidades tendrían que estar en equilibrio a fin de neutralizar el efecto y de mantener estable la masa monetaria.

Esta intervención excepcional del Banco Central Europeo en la compra de bonos del tesoro griegos, españoles y portugueses fue de corto plazo. En realidad, como lo comentan Wypolsz[31] y De Grauwe[32], no hay manera más eficaz para garantizar el fracaso de un programa de compra de bonos público que dejar claro desde el principio que el Banco Central no confía en su propio programa. Esto genera la desconfianza de los inversionistas. La intervención temporal y limitada del Banco Central Europeo no resolvió nada y aumento las dudas de los especuladores.

La decisión tomada por el Banco Central en julio de 2011, consiste en aumentar las tasas de redescuento para mantener la inflación baja lo cual hace evidente la misión (visión?) limitada de la política monetaria europea para enfrentar esta crisis. El problema es que esta política monetaria no expansionista le sirve a Alemania pero constituye una amenaza para países de la periferia.

Algunos economistas como Nouriel Roubini piden una política monetaria europea más intervencionista para relanzar el crecimiento dentro de la zona euro[33]. Una opción sería de tomar otros objetivos que únicamente la estabilidad de precio para la política monetaria. Por otra parte, el presidente del eurogrupo, Jean-Claude Juncker propuso la creación de euro-obligaciones  o eurobonos que representarían entre 40% y 60% del PIB de la Unión Europea[34]. Estos “eurobonos”, apoyados por economistas como George Soros, permitirían agrupar las emisiones de obligaciones europeas y ampliar el mercado y de bajar la tasa de interés y mutualizar el riesgo. La Comisión Europea presentará a finales del año una propuesta para la creación de estos eurobonos. Pero lamentablemente ninguna de estas dos propuestas ha logrado consenso entre los líderes europeos hasta la fecha. Así que por el lado monetario no se ha desarrollado realmente ninguna propuesta nueva de estrategia de prevención de crisis; el BCE sigue con su objetivo de control de la inflación.

c.      Eje de reformas estructurales

Además del reforzamiento de las medidas ejecutivas del Pacto de Estabilidad, los gobiernos Europeos decidieron poner en pie una coordinación de las políticas macroeconómicas y de las reformas estructurales dentro del llamado Semestre Europeo.

En cuanto al monitoreo de las reformas estructurales, el sistema de coordinación se articula con los objetivos de la Estrategia Europa 2020, sucesor de la estrategia de Lisboa lanzada en 2000 y que tenía la intención de hacer de Europa la economía del conocimiento más competitiva antes del 2010[35]. La estrategia Europa 2020 sigue construyendo sobre las fallas de la estrategia de Lisboa. La estrategia de Lisboa fallo principalmente por su estructura de gobernanza. En medida de que la Unión no tiene competencia exclusiva en las materias macroeconómicas, el método desarrollado para este propósito era basado en la coordinación de políticas nacionales frente a algunas metas nacionales pero sin ninguna sanción  respecto de los objetivos. Esta gobernanza llamada método abierto de coordinación estaba basada en la idea de “revisión por pares”. ¿Qué novedades introduce la estrategia 2020? Pocas en realidad. Como para la Estrategia de Lisboa se identificaran  grandes objetivos comunes en toda la UE. La diferencia es que estos objetivos son más precisos y se articulan con los planes nacionales de reforma[36]. Cinco objetivos específicos son establecidos a la escala de la UE para los próximos diez años. Estos 5 objetivos se traducen en siete iniciativas faros ejecutadas por la Comisión Europea y los Estados Miembros en sus competencias. Los objetivos son aumentar los niveles de inversión en investigación y desarrollo del 1,9% del PIB de la UE al 3%,  aumentar la tasa de empleo 20-64 años del 69% al menos un 75%, reducir la tasa de abandono escolar del 15% al 10%, reducir el número de 20 millones de personas amenazadas por la pobreza y reducir las emisiones de CO2 como se esperaba en un 20% al menos en comparación con los niveles de 1990. Con respecto a la nueva gobernanza de la estrategia, la Comisión Europea seguirá de cerca el progreso, y podrán hacer “recomendaciones” y “advertencias” a los Estados sobre sus opciones de política económica si no se sigue el camino común, ya que ya lo hace en materia presupuestaria. La verdadera novedad es que el proceso de verificación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la Estrategia de Lisboa se analizarán en paralelo. Esto daría una mayor visibilidad y coherencia de las políticas de la UE en los ámbitos económico y de presupuesto. Pero algunos Estados Miembros se opusieron a considerar la posibilidad de una evaluación conjunta de los objetivos del Pacto de Estabilidad con los objetivos de la estrategia. Esto significa que no será posible justificar un déficit más elevado que las condiciones del pacto de estabilidad para cumplir con objetivos de la estrategia 2020. Lo único que se establece es un sistema de monitoreo de los objetivos Europeos y nacionales con recomendaciones y early warnings. En cuanto a las sanciones, la estrategia 2020 no establece ninguna sino la presión de los pares.

La gran novedad del Semestre Europeo es el monitoreo de los desequilibrios macroeconómicos. El objetivo es identificar temprano fenómenos  como las burbujas inmobiliarias y las crecientes divergencias en la competitividad entre los Estados Miembros. La Comisión Europea se encargará del monitoreo de ciertos desequilibrios estructurales dentro de un scoreboard presentado durante la observación del cumplimiento del Pacto de estabilidad. La Comisión podrá establecer recomendaciones de acciones. La Comisión podrá también por primera vez proponer la toma de medidas coercitivas en un sistema de Excessive Imbalance Procedure para los Estados Miembros de la zona € adoptado por mayoría reversa. Las sanciones podrán ser multas anuales de 0,1% del PIB.

IV.             Tensión en los modelos teóricos de las estrategias de salida: entre Escilas y Caribdis

A)   Introducción

Los dos primeros capítulos de esta ponencia nos permitieron identificar algunos de los problemas estructurales de la Unión Monetaria Europea y sus estrategias de salida de crisis. En este capítulo se analizará la doble dialéctica que existe entre las propuestas de reformas estructurales y la doctrina de austeridad fiscal y monetaria. Primero, estas soluciones provienen de marcos teóricos distintos. Mientras las estrategias monetarias y fiscales de prevención de crisis se inspiran del paradigma monetarista y justifican un reforzamiento del pacto de estabilidad, la estrategia Europa 2020 y la reducción de los desequilibrios macroeconómicos se inspiran de la idea keynesiana de políticas de apoyos a la demanda en sectores claves. Segundo, hay una dialéctica de centro-periferia entre estas propuestas. Algunas convienen más al centro de la zona euro mientras dificultan la situación de los países de la periferia. La elección entre estas estrategias es como pasar entre Escilas y Caribdis, es elegir entre un riesgo de aumentar la masa monetaria con un alza de la tasa de inflación y el riesgo de una recesión prolongada dentro de la periferia.

B)   Dialéctica Teórica

Las estrategias fiscal y monetaria que predominan como propuestas de salida de crisis (reforzamiento del Pacto de Estabilidad, intervención limitada del Banco Central en la economía, alza de la tasa europea de redescuento en julio de 2011), provienen del paradigma monetarista. En este paradigma se supone que el Banco Central no tiene que intervenir dentro de la economía porque cualquier intervención del Banco Central solo podrá crear más inflación y no permitirá resolver ningún problema económico.

Tenientes de un paradigma neoclásico y monetarista, las  estrategias fiscales y monetarias europeas actuales parten de la idea que las instituciones políticas no deben intervenir en la economía y que hay que laissez-faire el mercado para ajustar los desequilibrios temporales. Lo único que puede hacer el Banco Central es de mantener la estabilidad de precios, mientras los gobiernos tienen que seguir una disciplina fiscal de equilibrio. Para los tenientes de este paradigma, la disciplina fiscal es la columna vertebral que mantiene la Unión monetaria y cualquier desviación es responsable de crisis.

Por otra parte, la estrategia Europa 2020 y la coordinación de políticas de reforma estructurales a fin de reducir los desequilibrios macroeconómicos se inspira más de una visión keynesiana. Frente a la crisis financiera  de los subprimes en 2008, muchos gobiernos europeos lanzaron estrategias contra cíclicas de apoyo a la demanda para salir de la recesión. Pero las enseñanzas de Keynes no se detienen las políticas contra cíclicas, su teoría sobre las anticipaciones racionales[37] de largo plazo justifica un cierto tipo de planificación económica por parte del Estado en sectores claves con externalidades positivas. La intervención del Estado para apoyar sectores de rendimiento inseguro pero con efectos positivos para la sociedad, como las nuevas tecnologías de la información y la comunicación o las tecnologías ambientales identificadas en la estrategia Europa 2020, es justificada en la teoría keynesiana. Según Keynes, las instituciones públicas pueden jugar un papel de reducción de la incertidumbre sobre el futuro[38]. La idea de coordinación preliminar de las principales estrategias macroeconómicas va en esta dirección. Las ideas de federalismo fiscal propuestas por economistas como Paul Krugman[39] y por algunos parlamentarios europeos son también inspiradas de esta visión. De hecho, la creación de la primera Comunidad Europea, la Comunidad del Carbón y del Acero se inspiraba precisamente de esta idea keynesiana de planificación de la producción y de la intervención del Estado para sostener sectores claves.

En realidad, como lo demuestra Paul De Grauwe, esta dialéctica es inherente a la teoría de las zonas monetarias óptimas y a dos visiones muy distintas expresadas por Mundell. Una inspirada del paradigma monetarista y la otra de la visión keynesiana. De Grauwe las diferencia entre teoría Mundell I y II[40].

C)    Centro Vs. Periferia

Además de una dialéctica teórica entre monetarismo y keynesianismo, estos paradigmas influencian las posiciones de los Estados Miembros dentro del debate sobre las estrategias europeas de salida. Estos paradigmas no solo influencian las posiciones de los Estados Miembros, están también instrumentalizados por ellos para defender su propia estrategia fiscal.

Así, el eje de reforzamiento del Pacto de estabilidad defendido y de la disciplina fiscal sirve los intereses inmediatos de Estados Miembros del centro como Alemania que conocen una relanza de su crecimiento económico y necesitan una política monetaria de contracción para evitar un aumento de la inflación. Pero uno de los problemas fundamentales de la zona euro es que varios países de la periferia de la zona euro están fuertemente endeudados y necesitan reducir su exposición y reganar la confianza de los mercados. Precisamente los mercados financieros temen que esto puede resultar difícil dentro de la camisa de fuerza del pacto de estabilidad y bajo un euro fuerte. Una de las razones es que todos los países endeudados perdieron competitividad en los buenos tiempos al permitir que los salarios crezcan más rápidamente que la productividad y no pudieron recuperar su competitividad externa por devaluaciones competitivas. Reforzar las sanciones del pacto de estabilidad e impedir los déficits públicos puede ser contra productivo. Hay un riesgo de que este nuevo pacto de estabilidad se transforma en un pacto de austeridad asfixiando cualquier relanza y cualquier crecimiento en las economías de la periferia. Además, reducir la deuda con un crecimiento estancado es un ejercicio difícil.

La crisis, sin embargo, no se limita a la periferia. La crisis de la deuda soberana en la periferia está unida a una crisis bancaria en la zona del euro en su conjunto. Esa conexión se manifiesta en el periferia, pero suprimida en el núcleo. Algunos bancos alemanes se encuentran actualmente entre los más problemáticos en la región. Como tales, no están en condiciones de soportar cualquier impago de la deuda periférica (a los que tienen grandes riesgos). La compra de deudas griegas por el Banco Central Europeo ha también puesto en riesgo su balance.

Por otra parte, los planes de coordinación de las reformas estructurales y la estrategia Europa 2020 carecen de medidas financieras y ejecutivas. A pesar de tener un rol crucial para reducir los desequilibrios macroeconómicos, estas estrategias no han sido puestas al mismo nivel que el pacto de estabilidad. Algunos países del centro se opusieron claramente a la toma en cuenta de la evolución de las reformas estructurales y el logro de los objetivos de la estrategia Europa 2020 para la evaluación del respecto del Pacto de estabilidad. Un déficit superior a 3% para lograr un objetivo macroeconómico no es permitido. El desafío de reformar la economía en un contexto de estancamiento económico, con políticas monetarias y fiscales.

Esta tensión entre el centro y la periferia se vio reforzada por ciclos políticos distintos en la gobernanza multinivel de la Unión Europea. Con elecciones internas en varios países de la Unión monetaria, los planes de salida de crisis han sido dificultados por contextos de crisis internas y de reticencia de los votantes a aprobar planes de ayudas externas a su escena política.

V.                Conclusión

Esta ponencia argumenta que la crisis que vive actualmente la zona euro toma sus orígenes en el diseño mismo de la Unión monetaria y en la tensión entre el paradigma keynesiano y el paradigma monetarista subyacentes a la construcción de la eurozona.

Los dos primeros capítulos de esta ponencia nos permitieron identificar algunos de los problemas estructurales de la Unión Monetaria Europea y sus estrategias de salida de crisis. En el primer capítulo, se mostró que los Estados Miembros de la Unión Europea nunca cumplieron con los criterios de movilidad de los factores de producción, de flexibilidad de los precios y salarios ni de unión fiscal. Esta ponencia demostró que buena parte de los problemas que padece actualmente la zona euro provienen precisamente de estos desequilibrios macroeconómicos. Una mayor flexibilidad de los factores de producción y de los precios hubiera permitido mitigar los diferenciales de competitividad entre las economías de la zona euro. Además un mecanismo de solidaridad fiscal hubiera permitido eliminar las dudas sobre la estabilidad del euro y la especulación sobre otras economías de la zona.

La adopción de un pacto de estabilidad basado en la disciplina fiscal siempre careció de mecanismos de control de los desequilibrios macroeconómicos. La adopción de la visión alemana de estabilidad de los precios como criterio principal de la Unión monetaria y la alineación de la política del Banco Central Europeo sobre la política monetaria de la Bundesbank no benefició a los países de la periferia. Varios países de la periferia entraron en la unión monetaria con una tasa de cambio sobreevaluada para su economía y beneficiaron con tasas de intereses muy bajas. El dinamismo del centro alimento la expansión del crédito en la periferia pero este dinamismo se explica también por las altas tasas de consumo de la periferia. Las políticas contra cíclicas expansionistas puestas en marcha por los gobiernos europeos para salir de la crisis de los subprimes redujeron el margen de maniobra de los gobiernos europeos y sobrepasaron los límites del pacto de estabilidad.

En el segundo capítulo, esta ponencia  argumenta que no es la violación del pacto de estabilidad lo que desencadenó la tormenta financiera sobre la eurozona pero si la falta de cohesión en la estrategias de gestión y de prevención de crisis. La violación del pacto de estabilidad por Grecia no constituye un precedente. Es la puesta en luz de la ausencia de un mecanismo de solidaridad fiscal en un contexto de desequilibrios macroeconómicos importante lo que ocasionó pánico en las agencias de notaciones europeas. En esta parte se identificaron 3 grandes ejes de estrategia de salida de crisis: 1) un eje fiscal, 2) un eje monetario y 3) un eje de reformas estructurales. Estas estrategias provienen de marcos teóricos distintos y algunas recibieron más atención del legislador europeo que otras. Mientras las estrategias monetarias y fiscales de prevención de crisis se inspiran del paradigma monetarista y justifican un reforzamiento del pacto de estabilidad, la estrategia Europa 2020 y la reducción de los desequilibrios macroeconómicos se inspiran de la idea keynesiana de políticas de apoyos a la demanda en sectores claves.

En el último capítulo, se demostró que la tensión dialéctica entre las estrategias de salida de crisis es debida al diseño mismo del pacto de estabilidad. La tensión teórica entre la concepción monetarista de la unión monetaria y la concepción keynesiana influye en la posición de los Estados Miembros en el debate, dificulta la toma de decisión rápida y esta instrumentalizada según los ciclos políticos. El reforzamiento del Pacto de estabilidad resuelve solo una parte del problema al mismo tiempo que aumenta las dudas de los inversores y de las agencias de notación sobre la estabilidad del euro. A pesar de las sanciones que están previstas dentro del Tratado de Lisboa, los Estados Miembros siempre han sido reticentes a aplicar sanciones  entre sus pares. El mecanismo de mayoría calificada reversa podría cambiar esta situación o no. Además, cuál sería el sentido de imponer sanciones financieras a un Estado que ya está demasiado endeudado y que no ha podido contener su déficit.

La introducción de mecanismos de coordinación de las reformas estructurales y de control de los desequilibrios macroeconómicos complementa la debilidad del pacto pero con una estructura de gobernanza débil y desvinculada de su evaluación. Los gobiernos tendrán que reducir sus desequilibrios macroeconómicos pero sin poder usar los brazos fiscales ni monetarios. Tampoco podrán contar con mecanismos de solidaridad fiscal con sus socios europeos… Las reformas económicas de la zona euro hacen too Little, too late. Lo cual hace evidente que no se ha considerado seriamente una revisión de los criterios del pacto de estabilidad ni de la política monetaria. Así mismo, tampoco se ha propuesto establecer un mecanismo de unión fiscal a escala de la eurozona. Las soluciones necesarias para salir de la crisis sistémica deben de ser estructurales y deben reconsiderar el diseño mismo de la unión monetaria. A demasiado esperar entre Escilas y Caribdis, la zona euro arriesga perder el objetivo principal de su periplo.

Bibliografía

Revistas cientificas

Artis, M., Mizen, P. and Kontolemis, Z. (1998). ‘Inflation Targeting: What Can the ECB Learn From the Recent Experience of the Bank of England?’, Economic Journal, Vol. 108(451): 1810-1825.

Issing. O. (2004). ‘Inflation Targeting: A view from the ECB’, Federal Reserve Bank of St. Louis Review, July/August 2004, 86(4), pp. 169-79.

Bayoumi, T., Eichengreen, B., « Shocking Aspects of European Monetary Integration », in Torres, F., Giavazzi, F., eds., Adjustment and Growth in the European Monetary Union, Cambridge, Cambridge University Press, 1993

De Grauwe, P., « What have we learnt about the Monetary Integration since the Maastricht Treaty?”, in Journal of Common Market Studies, 2006, Vol.44, numero 4, pp.711-730.

Eichengreen, B. and Wyplosz, C. (1998). ‘The Stability and Growth Pact: More than a Minor Nuisance?’ in Begg, D., von Hagen J., Wyplosz, C. and Zimmerman, K.F. (eds.), EMU: Prospects and Challenges for the Euro Economic Policy: A European Forum, Vol. 26: 67-113.

Emerson (M.), Gros (D.), Italianer (A.), Pisany-Ferry (J.), Reichenbach (H.), (1990) « One Market, One Money, An Evaluation of the Potential Costs and Benefits of Forming an Economic and Monetary Union » (Emerson Report), European Economy, n°44.

Healey, N., (1995), The economics of the new Europe: from community to union, Taylor & Francis.

Mundell, R. (1961) ‘A Theory of Optimal Currency Areas’. American Economic Review, Vol. 51, pp. 657–65; McKinnon, R. (1963) ‘Optimum Currency Areas’. American Economic Review, Vol. 52, pp. 712–25.

Mundell, R. (1973) ‘Uncommon Arguments for Common Currencies’. In Johnson, H. and Swoboda, A. (eds) The Economics of Common Currencies (London: Allen & Unwin).

Libros

Baldwin, E., Wyplosz, R., (2009): The Economics of European Integration, 3rd edition, Mc Graw and Hill.

Keynes, JM, « The General Theory of Employment, Interest and Money », 1er edition, 1973, The Macmillan Press, London.

Krugman (P.), « Lessons of Massachussetts for EMU », in Torres (F.), Giavazzi (F.) , 1993, eds., Adjustment and Growth in European Monetary Union, Cambridge, Cambridge University Press.

Pérez Bustamante, R., Wrana, J., (1999), La Unión Ecónomica y monetaria en Europa 1969-1998, Madrid, Dykinson.

Documentos oficiales

Comisión Europea (2005). ‘The Economic Costs of non-Lisbon: A survey of the literature on the economic impact of Lisbon type reforms’, European Economy, Occasional Papers, No. 5.

Comisión Europea, (2011), Tax reforms in EU Member States 2011 Tax policy challenges for economic growth and fiscal sustainability http://ec.europa.eu/economy_finance/publications/european_economy/2011/pdf/ee-2011-5_en.pdf

Commisión Europea, (2008). ‘EMU@10: successes and challenges after 10 years of Economic and Monetary Union’, European Economy 2/2008, (Luxembourg: Office for Official Publications of the EC. Luxembourg).

Consejo de la Unión Europa, (18 mayo 2011), Conclusiones http://register.consilium.europa.eu/pdf/en/10/st09/st09921.en10.pdf

Consejo de la Unión Europea, (21 octubre 2010), Conclusiones, http://register.consilium.europa.eu/pdf/en/09/st14/st14765.en09.pdf

Consejo Europeo, (25 March 2011), Statement by the heads of state and government of the euro area, http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/en/ec/113563.pdf

Durão Barroso José Manuel Presidente de la Comisión Europea Renovación europea – Discurso sobre el estado de la Unión 2011 Parlamento Europeo Estrasburgo, 28 de septiembre de 2011 http://europa.eu/rapid/pressReleasesAction.do?reference=SPEECH/11/607&format=HTML&aged=0&language=ES&guiLanguage=en

Eurostat, http://epp.eurostat.ec.europa.eu/portal/page/portal/statistics/themes

Parlamento Europeo, (8 Junio 2010), Directorate general for internal policies policy department a: economic and scientific policies economic and monetary affairs, The Greek Sovereign Debt Crisis and ECB Policy http://www.europarl.europa.eu/document/activities/cont/201006/20100610ATT75778/20100610ATT75778EN.pdf

Trichet, J.C., (4 octubre 2011), Conferencia de Prensa, http://www.2424actu.fr/actualite-economique/3073128/#read-3073128

Periódicos

De Grauwe, P., (26 Octubre 2011), European Summits in Ivory Towers, VoxEU.org. http://www.voxeu.org/index.php?q=node%2F7158

Economist Inteligence Unit, (Marzo 2011), State of the union: Can the euro zone survive its debt crisis?, Special Report, London.

Der Spiegel, http://www.spiegel.de/international/business/0,1518,738711,00.html

Jamet, J-F., (2011), « Le FESF en 10 questions », Toute l’ Europe, http://www.touteleurope.eu/fr/divers/toutes-les-informations/article/afficher/fiche/5494/t/70796/from/2890/breve/le-fesf-en-10-questions-par-jean-francois-jamet.html?cHash=8019076af6

Jean-Claude Juncker et Giulio Tremonti, E-bonds would end the crisis, Financial Times, 05/12/10.

Roubini, N., ‘Europe Needs Growth to Prevent a Collapse of the Euro’

Sierens, V., (12 May 2010), “La tragédie grecque de l´eurozone, in Les Euros du Village, http://www.eurosduvillage.eu/La-tragedie-grecque-de-l-eurozone,3720.html

Sierens, V., « Stratégie Europe 2020: chronique d´une déception annoncée » in Les Euros du Village, 18/03/2010http://www.eurosduvillage.eu/Strategie-Europe-2020-chronique-d,3582.html

The Economist (1999 –June 3rd), The sick man of the eurohttp://www.economist.com/node/209559

The Economist, (2011), Special Report: After the Eurogeddon?,  http://www.eiu.com/public/topical_report.aspx?campaignid=eurozonebreak

Wypolsz, C., (25 Octubre 2011), They still don’t get it, VoxEU.org, http://www.voxeu.org/index.php?q=node/6845


[1] José Manuel Durão Barroso Presidente de la Comisión Europea Renovación europea – Discurso sobre el estado de la Unión 2011 Parlamento Europeo Estrasburgo, 28 de septiembre de 2011 http://europa.eu/rapid/pressReleasesAction.do?reference=SPEECH/11/607&format=HTML&aged=0&language=ES&guiLanguage=en

[2] Dado que la zona euro representa casi 20% del PIB mundial, cualquier desaceleración económica europea afectaría a todo el mundo.

[3] Jean Claude Trichet, 4 octubre 2011, Conferencia de Prensa; cf. AFP, http://www.2424actu.fr/actualite-economique/3073128/#read-3073128

[4] En referencia al analisis del Economist Intelligence Unit intitulado: After Euroggedon? http://www.eiu.com/public/topical_report.aspx?campaignid=eurozonebreak

[5] Bayoumi, T., Eichengreen, B., (1993), « Shocking Aspects of European Monetary Integration », in Torres, F., Giavazzi, F., eds., Adjustment and Growth in the European Monetary Union, Cambridge, Cambridge University Press; Krugman, P., (1993), « Lessons of Massachussetts for EMU », in Torres, F., Giavazzi (F.), eds., Adjustment and Growth in European Monetary Union, Cambridge, Cambridge University Press.

[6] Mundell, R. (1961) ‘A Theory of Optimal Currency Areas’. American Economic Review, Vol. 51, pp. 657–65; McKinnon, R. (1963) ‘Optimum Currency Areas’. American Economic Review, Vol. 52, pp. 712–25 ; Mundell, R. (1973) ‘Uncommon Arguments for Common Currencies’. In Johnson, H. and Swoboda, A. (eds) The Economics of Common Currencies (London: Allen & Unwin).

[7] Baldwin, E., Wyplosz, E., (2009): The Economics of European Integration, 3rd edition, Mc Graw Hill.

[8] Healey, N., (1995), The economics of the new Europe: from community to union, Taylor & Francis.

[9] Emerson (M.), Gros (D.), Italianer (A.), Pisany-Ferry (J.), Reichenbach (H.), (1990), « One Market, One Money, An Evaluation of the Potential Costs and Benefits of Forming an Economic and Monetary Union » (Emerson Report), European Economy, n°44.

[10] Baldwin, E., Wyplosz, R., (2009): The Economics of European Integration, 3rd edition, Mc Graw and Hill, 2009.

[11] Idem.

[12] Baldwin, E., Wyplosz, R., (2009): Op.cit.

[13] The Economist (1999 –June 3rd), The sick man of the euro

http://www.economist.com/node/209559

[14] Eichengreen, B. and Wyplosz, C. (1998). ‘The Stability and Growth Pact: More than a Minor Nuisance?’ in Begg, D., von Hagen J., Wyplosz, C. and Zimmerman, K.F. (eds.), EMU: Prospects and Challenges for the Euro Economic Policy: A European Forum, Vol. 26: 67-113.

[17] Idem

[19] Economist Inteligence Unit, (Marzo 2011), State of the union: Can the euro zone survive its debt crisis?, Special Report, London.

[21] SIERENS, V., (12 Mayo 2010), « La tragédie grecque de l´eurozone »,  in Les Euros du Village, http://www.eurosduvillage.eu/La-tragedie-grecque-de-l-eurozone,3720.html

[22] SIERENS, V., (12 May 2011), Loc.cit.

[23] Consejo Europeo, (25 Marzo 2011), Statement by the heads of state and government

of the euro area, http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/en/ec/113563.pdf

[24] El periódico alemán Bild estuvo particularmente crítico y vehemente en contra de Grecia. Bild, (09 Mayo 2011),Soll Griechenland raus aus der eurozone?, http://www.bild.de/politik/ausland/griechenland-krise/soll-griechenland-raus-aus-der-euro-zone-17801436.bild.html; Vehlewald H.-J., (06 Marzo 2011), Haben die Griechen Anspruch auf Kriegs-Entschädigung?, http://www.bild.de/politik/2010/griechenland/haben-die-griechen-anspruch-auf-kriegsentschaedigung-11721204.bild.html  

[26] Idem.

[27]Parlamento Europeo, (8 Junio 2010), Directorate general for internal policies policy department a: economic and scientific policies economic and monetary affairs, The Greek Sovereign Debt Crisis and ECB Policy http://www.europarl.europa.eu/document/activities/cont/201006/20100610ATT75778/20100610ATT75778EN.pdf

[28] Conclusiones del Consejo de la Unión Europa, (18 mayo 2011), http://register.consilium.europa.eu/pdf/en/10/st09/st09921.en10.pdf ; Conclusiones del Consejo de la Unión Europea, (21 octubre 2010), http://register.consilium.europa.eu/pdf/en/09/st14/st14765.en09.pdf

[29] Este mecanismo de mayoría calificada reversa funciona de la siguiente manera: si un Estado Miembro de la zona euro no respecta las condiciones del Pacto de estabilidad ni la recomendaciones de la Comisión Europea, esta ultima podrá proponer sanciones al Consejo de la Unión Europea. Las sanciones se consideraran vigentes y aprobadas a menos de que el Consejo Europeo reúne una mayoría  calificada de los votos en contra de la propuesta de la Comisión. Anteriormente, las sanciones se consideraban aprobadas si una mayoría de Estados Miembros votaban a favor de la sanción.

[30] Artis, M., Mizen, P. and Kontolemis, Z. (1998). ‘Inflation Targeting: What Can the ECB Learn From the Recent Experience of the Bank of England?’, Economic Journal, Vol. 108(451): 1810-1825. Issing. O. (2004). ‘Inflation Targeting: A view from the ECB’, Federal Reserve Bank of St. Louis Review, July/August 2004, 86(4), pp. 169-79.

[31] Wypolsz, C., (25 Octubre 2011), They still don’t get it, VoxEU.org, http://www.voxeu.org/index.php?q=node/6845

[32] De Grauwe, P., (26 Octubre 2011), European Summits in Ivory Towers, VoxEU.org. http://www.voxeu.org/index.php?q=node%2F7158

[33] Roubini, N., ‘Europe Needs Growth to Prevent a Collapse of the Euro’ http://www.spiegel.de/international/business/0,1518,738711,00.html

[34] Juncker, J.C., Tremonti, G.,E-bonds would end the crisis, Financial Times, 05/12/10.

[35] Comisión Europea (2005). ‘The Economic Costs of non-Lisbon: A survey of the literature on the economic impact of Lisbon type reforms’, European Economy, Occasional Papers, No. 5.

[36] Sierens, V., « Stratégie Europe 2020: chronique d´une déception annoncée » in Les Euros du Village, 18/03/2010http://www.eurosduvillage.eu/Strategie-Europe-2020-chronique-d,3582.html

[37] Keynes, JM, (1973),« The General Theory of Employment, Interest and Money », 1er edition, , The Macmillan Press, London.

[38] Idem.

[39] Krugman, P., (25 september 2011), “Euro Zone Death Trip”, in New York Times,.

[40] De Grauwe, P., « What have we learnt about the Monetary Integration since the Maastricht Treaty?”, in Journal of Common Market Studies, (2006), Vol.44, numero 4, pp.711-730.

Anuncios

Las Relaciones Entre Ámerica Latina Y El Caribe Y Sus Principales Socios Extraregionales

Resumen y análisis del infrorme de la CEPAL Dir. A. Bárcena, A. Prado, O. Rosales, R. Peréz, “Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe”, Capitulo 2, Naciones Unidas, Santiago de Chile, Septiembre de 2011.

Veremos cómo básicamente la tendencia en cuanto al mercado internacional va tomando ciertas curvas como que los países de América Latina y el caribe ya no dependen tanto de Estados Unidos ni de la Unión Europea, y están más dependiendo de ellos mismos como zona y con países de Asia Pacifico gracias al crecimiento de varios de los países de esta zona. Aunque ciertamente Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial de la zona es notable que también poco a poco esta perdiendo su importancia.

A esta zona los determinantes del 2000 al 2010 fue que Estados Unidos disminuyo su porcentaje en exportaciones a esta región del 58% al 40% y en importaciones del 49% al 32% en esta década, y Europa se mantuvo casi estable en estas 2 sin muchas variantes, China en cambio aumento 7 veces mas su nivel de importaciones hacia la zona del 1% al 8% y en exportaciones y del 2% al 14%, algo increíble en tan poco tiempo.

Esto nos indica que cada vez más el continente asiático esta más involucrado con el mercado del Sur de América ya que, Centroamérica, Caribe y México no están mandando tanta mercancía hacia este continente, claro con sus excepciones como Cuba, Costa Rica y Panamá.

Aunque ninguna de las zonas antes habladas se acercan a la cantidad de productos exportados hacia esa misma zona, un mercado intrarregional que al final de la década fue casi del 70%. Casi 4 veces más de lo que exporta China hacia esta zona, lo que viene a decirnos cual es la importancia de este mercado intrarregional para las exportaciones y desarrollo de cadenas regionales de valor.

América Latina y el Caribe es el socio comercial que más ha aumentado su importancia, después de China. Tanto en productos importados que obtiene Estados Unidos, tanto como los que exporta sigue siendo su principal socio, poco arriba de China. Aunque básicamente este mercado hacia los Estados Unidos se basa en pocos países. El ejemplo es México que por si sólo exporta dos tercios del total que se exporta hacia su país del norte y la mitad de importaciones. Los otros países que están muy apegados a Estados Unidos son República Dominicana y Venezuela.

El superávit comercial que tiene la región con Estados Unidos es por los saldos de México y algo menos de Venezuela, y pero ha ido a la baja estancándose en los sectores de las grandes potencias comerciales del MERCOSUR como Brasil y Argentina que tiene déficit.

Pero si quitamos a México sus porcentajes hacia Estados Unidos viene muy similar a lo que hace con sus exportaciones a China. Sus principales productos son manufactureros o de tecnología media-baja y materias primas.

En cuanto a aspectos estratégicos bilaterales con Estados Unidos, desde 2007 no se ha avanzado mucho, se suscribieron a acuerdos de libre comercio Panamá y Colombia  y un gran interés con Brasil pero no se han presentado, por falta de visión estratégica de la región  Los acuerdos existentes son del tipo radial desaprovechando muchas oportunidades.

Aunque el presidente de Estados Unidos trata de hacer un Acuerdo estratégico transpacífico de asociación económica (AETAE) solo incluye 2 países de América Latina que es Perú y Chile, aunque con ellos ya tenga acuerdos económicos pero busca un mercado a muy largo plazo con algunos otros países.

Y las relaciones comerciales con la Unión Europea no han sido muy influyentes ya que esta unión maneja transacciones entre ellos mismos, así que América Latina y el Caribe no influye mucho cerca del 5% en importaciones y exportaciones. Y de esto casi 5 países manejan todas las importaciones que adquiere la Unión Europea, el 61% si se incluye a México. Y los productos que se exportan son recursos naturales o manufacturas basadas en ellas como cobre y productos energéticos. Y del año 2000 para acá, el país, ah crecido mucho en cuanto a su inyección de inversión extranjera, principalmente por la Unión Europea.

Desde 1999 se ha trabajado en cumbres entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea, para fortalecer la integración económica, comercial y social entre ambas naciones, y aunque se tiene como un proyecto a mediano plazo, es un programa que beneficia mucho a América Latina sobre todo en  la inversión a la cohesión social y la internacionalización de las pymes. Hay muchos proyectos europeas que se han instalado en América por su facilidad de inversión que han venido incrementado el grado de influencia nacional, ya que superan las actividades que el propio país podría alcanzar alguna vez, como empresas de cooperación en energías, ejemplo Dibanet un proyecto que busca el desarrollo sostenible para la producción de biocombustible diesel a base de desechos orgánicos con una inversión de 4,84 millones de euros en países como Brasil, Chile y Dinamarca.

Con las regiones de Asia y el Pacífico el comercio ha crecido más que con sus otros socios principales, entre 2006 y 2010 las exportaciones de América Latina y el Caribe hacia el oriente se triplicaron y contando el dinamismo comercial con China la tasa total de la región se extiende a 5 veces más, por lo que han superado el numero de exportaciones al número de importaciones arrastrando un déficit comercial con esa región. Anteriormente era Japón el país que recibía el 50% de las exportaciones de América Latina y el Caribe dirigidas a las zonas de Asia y el Pacífico, sin embargo el incremento en la tasa de crecimiento de China como socio comercial le ha quitado su lugar a Japón y está muy cerca de quitarle también el segundo lugar a la Unión Europea, ya que abarca el 16% de la exportaciones totales de la región, por lo que representa una participación cercana al 50% en el caso de Chile y 30% en Cuba.

Durante la década pasada América Latina y el Caribe fue el socio comercial más dinámico de China casi duplicando la tasa y hasta en 2010 alcanzar un 6% de sus exportaciones e importaciones totales de ese país. En el caso de Japón continuaron aumentando sin embargo no superaron el dinamismo con las Comunidad de Estados Independientes. Las canastas exportadoras de América Latina y el Caribe a los países asiáticos siguen concentradas en los productos básicos sobre todo minerales, a excepción de México, Costa Rica y el Salvador ya que sus productos incluyen algunas manufacturas de alta tecnología como aparatos eléctricos y electrónicos. A pesar de la competencia con Canadá, Estados Unidos y Australia en los mercados de Asia y el Pacífico como proveedores de recursos naturales se pueden abrir alianzas comerciales, tecnológicas y productivas interesantes con dichos países con el beneficio de crear estrategias que permitan atender mejor la demanda con China y el resto de Asia. Debido a la actual crisis económica mundial los productos procedentes de China han sido objeto de investigaciones antidumping iniciadas en América, como en el caso de México en que las importaciones chinas han generado resistencia a los sectores productivos afectados por la poca demanda nacional se llegó a la solución de crear un acuerdo comercial de transición con China en el cual se prorrogaron las cuotas compensatorias para 204 partidas arancelarias sobre todo en los sectores textil, del vestuario y el calzado.

Según datos oficiales el acervo del IED en la región de América Latina y el Caribe por Japón superó los 44.000 mdd (la mayor inversión en economías emergentes fuera de Asia), y la República de Corea mayor a los 7.100 mdd, ambas excluyendo los centros financieros del Caribe. Pero la IED en China hacia nuestra región pintaba para ser muy baja con 1.958 mdd, sin embargo en 2010 se invirtieron alrededor de 15.000 mdd en América Latina, convirtiéndose en el tercer inversionista extranjero en la región, después de EUA y Países Bajos, gracias a la acceso a los recursos naturales que se  les da, la búsqueda de mercados y la eficiencia en la producción y administración. También se han dado inversiones latinoamericanas considerables en China, por parte de Brasil en los sectores aeronáutico y eléctrico, en Argentina destaca el grupo Techint en el sector siderúrgico, y México con sus empresas en el área alimentaria como Bimbo y Maseca.

Actualmente América Latina y el Caribe tiene acuerdos de libre comercio con Australia, Japón, República de Corea, Singapur, India y China, compitiendo en los mercados de los últimos dos con las economías de los 10 países de la ASEAN, con los cuales quiere abrir un área de libre comercio para ampliar el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica y acordar la reducción o en su mejor caso la eliminación de los altos aranceles orientales.

Concluimos resaltando la importancia de América Latina y el Caribe en el Comercio mundial, ya que aunque la Unión Europea aun tiene el segundo lugar como el socio más dinámico con ésta región después de EUA, China cada vez cobra mayor importancia gracias a la creciente integración con Asia y el Pacífico y a las grandes oportunidades de inversión que ésta representa, las favorables perspectivas de crecimiento de las dos regiones y la intensificación de las relaciones birregionales no solo en el aspecto económico, sino también político y de cooperación. Aún le falta a Latinoamérica abrir más sus fronteras con acuerdos de libre comercio para superar el déficit que trae por su número superior de importaciones a exportaciones y darle más valor a sus productos buscando alternativas de alianzas y estrategias conjuntas con los demás países.

Stephanie Márquez Valencia

Miguel Ángel Ortega

El entorno estratégico del desarrollo mexicano

Comentario del capitulo “La agenda para la renovación del desarrollo mexicano” del libro de Roberto Batres Soto y Luís García-Calderón Competitividad y desarrollo internacional. Cómo lograrlo en México, Mc Graw Hill, México, 2006.

El entorno estratégico mexicano

El proceso de la globalización  constituye el entorno general para el desarrollo de los países. México se ha visto beneficiado por este proceso, y se ha dado paso con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ser miembro del TLCAN lo ha llevado a tener una relación muy cercano con los Estados Unidos, más sin embargo no ha sabido entender y aprovechar con eficacia la relación con su vecino del Norte.

México se ha vuelto dependiente de Estados Unidos, contando con el 60% de la inversión extranjera proveniente de dicho país, al igual que la gran parte  del turismo foráneo son norteamericanos, la mayoría de las exportaciones se colocan en el mercado estadounidense y la mayor parte de las importaciones proceden de este país.

Compartimos con el país vecino del Norte, historia y geografía, como son los mares, atmósfera, ríos, recursos de gas, petróleo en el Golfo de México y pescas en los océanos.

Con respecto a la población, Estados Unidos tiene una gran parte de la población mexicana como migrantes e indocumentados, que los ata a un ámbito económico, geográfico y social.

Con todo lo relacionado, México no ha sabido aprovechar la importancia frente a Estados Unidos ya que se ha dado en el país norteamericano un impacto social, cultural y político de la población hispana; se considera que para el 2050 la proporción hispana sea del 20 al 25% del total de la población estadounidense.

El segmento de mercado mexicano-americano representa un nicho grande y diferenciado para las empresas estadounidenses. México debe aprovechar la interdependencia con Estados Unidos que otorgue el desarrollo mexicano, en vez esforzarse en  tratar de disminuir la dependencia.

El Enfoque Regional dentro de Estados Unidos

México debe enfocar sus esfuerzos en ciertos estados, regiones y ciudades que representen sus principales socios comerciales en Estados Unidos como Texas y California, no con el país en general, sino encontrar sus zonas de importancia comercial.

El comercio e industria no son los principales elementos, también lo son las innovaciones tecnológicas para las empresas nacionales. México debe encontrar una reciprocidad y tener una mayor participación en investigaciones y desarrollo tecnológico para fomentar programas de capacitación en los campos de interés compartido.

México tiene la geografía y la dimensión para pensar en una estrategia binacional, y no solo pensar en manufactura, maquiladoras, ensambladoras o centros de distribución, sino en las empresas mismas, lo puede conseguir promocionándose y atrayendo a eslabones fuertes de la cadena de distribución de las empresas extranjeras.

Como ya se menciono anteriormente, una gran población de mexicanos se encuentran en Estados Unidos lo que nos da una ventaja para atraer emprendedores que conozcan ambos países, proyectos que involucren mente de obra y no sólo mano de obra; cadenas de valor binacional con sedes en México.

México debe enfocarse en el mercado hispano en Norteamérica, el capital mexicano residente en Estados Unidos, ya que en proporción de dólar estos ciudadanos representan una clase media baja, pero en  el peso azteca forman parte de la clase media y alta.

Se trata de cubrir necesidades no satisfechas que con los productos mexicanos se puede suplir fácilmente a los países competidores, para atraer la inversión estadounidense.

Actualmente el desarrollo lo hacen las empresas y los fomentan las instituciones con base al conocimiento y al capital humano.

Una estrategia competitiva para México debe tener en cuenta, una nueva óptica hacía la competitividad, la iniciativa mexicana en el aprovechamiento del TLCAN y la modernización del campo energético.

Una política competitiva proactiva tendrá al productor local en su centro, en donde se sitúa el consumidor. El productor local debe encontrar por si mismo formas de expandir su negocio nacionalmente que hagan valer al país y después al mundo.

México no ha podido tener un avance en su expansión local debido  falta de capital humano y tecnología. El desarrollo debe tener como principio una inversión nueva, más y mejores productos que radiquen en el país.

La multinacional de sede foránea representa capital y tecnología fresca al país. México se ha beneficiado con la firma del TLCAN, que no solo descansa en las cadenas productivas, sino también en la cadena de suministros, pero México tiene que darle función al TLCAN proponiendo una estrategia de infraestructura y logística acorde con las principales oportunidades para aprovecharlo, y tener una orientación al contenedor, rumbo de la seguridad y la logística intermodal.

México es un gran productor de crudo, pero debe enfocarse también en otras fuentes de energía, ya que el mundo está de acuerdo que la explotación de este recurso debe quedar en el pasado. En lo que concierne a México nuevamente encontramos que Estados Unidos es el primer importador de energía eléctrica.

La limitaciones de México son causadas principalmente por la falta de visión en nuevas oportunidades y la falta de decisión para el máximo desarrollo del país; como la modernización del campo energético, expansión y recaudación fiscal y la no intervención del sector privado para con la empresas de carácter público impiden el desarrollo y modernización del país.

Karina Jeannette Guzmán Urueta

Kevin Axel Mejía Castillo

Una Visión Moderna Como Plataforma De La Renovación en México

Comentario del capitulo “La agenda para la renovación del desarrollo mexicano” del libro de Roberto Batres Soto y Luís García-Calderón Competitividad y desarrollo internacional. Cómo lograrlo en México, Mc Graw Hill, México, 2006.

Somos coparticipes de un país en el cual se sabe que el desarrollo es una idea que en México se padece de desesperanza y delincuencia.

El desarrollo según el autor se entiende como la elevación consistente de los niveles de ingreso per cápita en México, así como el acceso para la población a oportunidades de trabajo satisfactoriamente remunerada.

Para superar todo esto esencialmente se necesita de una visión que como concepto se comprende como el esquema mental moderno que sea claro, comunicable y compartido.

Algunos áreas por donde se tiene que comenzar es por las actividades económicas del país por ejemplo las primarias y secundarias.

  1. 1.       La industria maquiladora y la manufactura global

Así entendida, de manera evolutiva, la producción compartida constituye un aspecto medular de la globalización que seguirá extendiéndose con rapidez.

La Industria de la Manufactura para Exportar (IEM) es un catalizador importante para la actividad económica de los países, esencialmente en vías de desarrollo. Es una concentración de Inversión Extranjera Directa (IED) pero en semejanza, puede ser una red neta de incertidumbre, salarios reducidos y poco avance en lo profesional y educativo. Es decir, son pocas las empresas manufactureras que centran o ponen real interés en el crecimiento educativo/profesional de sus trabajadores para el desempeño de mejores puestos, ya que, en gran medida estas empresas están establecidas en zonas marginadas donde la condiciones precarias pueden ser un común denominador y los salarios escasos solventan o aligeren el problema financiero.

Este sector en México, es sumamente importante para el circulo económico, es decir, desde los años sesenta ha sido un importante generador de salarios y empleos, como ya se hacía referencia, hasta el año 2000 representaba 1 300 000 empleos directos y más del 35% del Producto Interno Bruto (PIB).  El cambio comenzó a generarse en la segunda mitad del primer año del nuevo siglo, ya que en 2001 un cierre inesperado del 18% de las industrias manufactureras por las condiciones laborales más “flexibles” que se encontraran dentro de los países asiáticos del oriente, para ser más específicos los del llamado Tigre asiático (Corea del Sur, Taiwán, China, Hong Kong y Singapur). Con este un ciclo productor magnánimo había concluido con insipientes desigualdades en cualquier país.

¿Cuales serian las principales ventajas competitivas de México?

La combinación de la proximidad y esa favorable relación aptitud/ costo en niveles intermedios por parte de la fuerza de trabajo, representa una carta muy fuerte que amerita los siguientes rumbos estratégicos:

  1. Promover la ubicación aquí de empresas caracterizadas por procesos fabriles de variabilidad y complejidad.
  2. Promover la capacitación industrial a nivel operario en gran escala, con líneas de manufactura.
  3. Impulsar de manera vigorosa la vinculación con los proveedores nacionales.
  4. Promover la inversión en infraestructura y logística industrial.
  5. Impulsar la creación de subcontratistas mexicanos que interceden en la maquilla de la primera etapa, aquella que descansa principalmente en ensamblaje puro o acabo de productos.

 

El segundo peldaño y el cual daría un nuevo rubro a las entidades comerciales y productoras, derivado de capacitación y recurso humano de alto desempeño para la transformación y/o ensamblaje de productos de alta calidad, logrando en mayor medida por una fuerza de trabajo deseosa de progreso, aparejada por una creciente habilidad en la capacitación manufacturera por parte de las empresas para fortalecer su sector y sus ventas.

Las IME se vieron en la imperiosa necesidad de dar reestructuración empresarial por la inevitable globalización desde fines del siglo pasado hasta el primer sexenio de la década pasada, esencialmente por un cambio social, político y económico inevitable, el asentamiento del mundo globalizado a lo largo y ancho del planeta pero con sus obvias acepciones. Formularon estrategias en las cuales se podía hacer mención desde la utilización de recursos del país sede (hablando de empresas transnacionales), la búsqueda de mayor inversión y la compleja relocalización de las empresas para mejorar las estrategias de logística y “just in time”.

De misma forma la competitividad por el uso de dichas estrategias ha perneado que diversos países sufran más que una especialización, si no un perfeccionismo de los métodos, especialmente en países de Asía Oriental, los cuales, aprovecharía dichas estrategias y supieron moldear el esquema globalizado de las necesidades globales.

Las ventajas competitivas se volvieron un revulsivo esencial dentro de las producciones manufactureras, ya que, es necesario el aprovechamiento de las circunstancias territoriales, económicas, naturales y políticas de los países sede para la inversión o la aceleración de producción y venta a demás puntos en el mundo.

En México las ventajas competitivas tienen un rol esencial dentro de las IME, derivado de la gran cantidad de empresas norteamericanas y asiáticas establecidas en nuestro país unas que buscan eficiencia en presiones de mano de obra y/o la introducción en nuestro país vecino. Pero que no originan el comercio justo y el salario adecuo para sus trabajadores. “Generalmente los que trabajan en una maquila son persona que escasamente concluyeron sus estudios básicos o quienes si quiera pueden leer y transforman por rutina” (Ma. Eugenia de la O 2001), como lo menciona en el libro Globalización, trabajo y maquilas: las nuevas y viejas fronteras en México.

  1. 2.       Confección y accesorios con base en diseño.

De igual forma un sector competitivo en el industrial mexicano es el textil, impulsado por un fuerte dinamismo y el TLCAN como refuerzo ante su capacidad y calidad. Fue impulsada fuertemente hasta principios del 2003, donde de nuevo los monstruos asiáticos hicieron una tendencia a la baja en todos los mercados, por su rapidez, barata y extensa producción pero que no contemplan un sinónimo de calidad que otros productores pudieran ofrecer.

México llego a contar con una industria textil/confección de buen tamaño y dinamismo. El TLCAN la impulso fuertemente en los años noventa. En 2001 México fue el cuarto exportador de prendas de vestir a nivel mundial y el primer abastecedor de Estados Unidos. De acuerdo  con la secretaria de economía, el crecimiento de esta industria medido en exportaciones totales de 1993 a 2000 fue de 27.2% anual promedio, un crecimiento muy alto.

En la actualidad, México puede revertir el continuo declive de esta importante  industria en la que ya existe toda una cadena productiva y una infraestructura distributiva. Se requiere una adecuada labor de fomento colaborativo, que involucre empresarios, instituciones educativas y gobiernos, y que impulse la industria hacia los segmentos de mayor diseño.

Por ello se voto por la segmentación de mercados en varios y dispersos rubros industriales de todo tipo, dándole un valor agregado a los productos, con su marcada diferenciación que daría pauta y competitividad con respecto a lo que empezaban a ofrecer los orientales.

  1. 3.       Especialidades agrícolas.

Bajo el TLCAN despego la producción de frutas y verduras, tales como el tomate, mango, lima, uva, chile, pepino, calabaza y brócoli. La exportación total de frutas y verduras frescas se ha multiplicado en el periodo 1993-2003 de 2500 a 5700 millones de dólares. Estos rubros agregan dinamismo a los productos commodity mas tradicionales, como el café y el ganado. Aquí hay el potencial de una locomotora para el desarrollo del campo mexicano.

Hay también otras especialidades de alto poder como las moras: por ejemplo, zarzamora y frambuesa, para las cuales ciertas regiones de México presentan climas especialmente favorables y que, casi no se han aprovechado.

Quizá la base regulatoria que constituye el TLCAN también desempeña un papel en su ubicación en México.

La frambuesa es un cultivo de alto valor que puede generar 20000 dólares por hectarea bien trabajada y más.

México también puede tener un futuro como floricultor. Los climas del centro y occidente de México se presentan  para la producción de especialidades en la floricultura.

La riqueza abundante de nuestro país es otra amalgama de competitividad económica, netamente exportadora para todo el mundo. Este es un sector donde si igual se tiene competencia, contempla una ventaja comercial adyacente para su comercialización. Es decir, se puede ofrecer el mismo producto de tres productores diferentes (ejemplificando), de asimilares países pero la calidad entre estos mismos nunca será igual. Esta es la ventaja competitiva que tiene México en la producción agrícola, se tiene un magnifica calidad, derivado en gran medida desde la firma del TLCAN y las exigencia norteamericanas, para su comercialización con el resto del mundo.

  1. 4.       La tercerización de servicios informáticos.

México todavía está a tiempo de incorporarse en gran escala, a la tendencia global hacia la tercerización del trabajo de cuello blanco: la subcontratación de servicios ubicados en las industrias intensivas en formación, y la subcontratación de procesos intensivos en información ubicados en todo tipo de industrias.

Unas de las estrategias recién implementadas y de reciente injerencia en nuestro país, es el servicio de outsourcing para las empresas, es decir, la implementación de estrategias de asesoramiento para la mejora de producción, ventas, calidad y servicio son un herramienta indispensable en los nuevos sistemas de comercialización en el mundo globalizado que estamos viviendo.

Es necesario realizar supervisiones sobre y como mejorar los procesos, ya que el retraso industrial puede ser demasiado riesgoso que nos originen problemas mayúsculos e incorregibles, ya que el sistema de competencias global no permite lo ya mencionado.

De esta manera y con las mismas estrategias bien aplicadas las IME, son un fuente fidedigna de recuso, el cual nos deja en el punto más bajo del capitalismo, donde las estrategias de producción más benévolas pueden ser aplicadas pero que conlleva a la injusticia laboral que quizá puedan sufrir cierto sector trabajador que abarca a un gran número de personas alrededor del globo.

El pensamiento futuro, en misma línea de ideas, de un México netamente adulto (a diferencia de hace 20 años que era netamente joven) hace que la demanda de manufacturas de la salud sea diferenciado. Es decir, se puede contar con un mayor poder adquisitivo y demanda de productos pero, quizá no, con la misma oferta. La tendencia de nuevas técnicas para la creación y obtención de nuevos productos para la satisfacción de necesidades será un adyacente esencial para las generaciones venideras.

Las condiciones de vida para el desarrollo de productos y buenas condiciones de vida, es decir, satisfacer necesidades será un reto importantes para todas las zonas industriales y hacedoras de productos en el mundo para los años venideros.

Luis Raúl García

María Fernanda Negrete

Armando Pantoja

 

 

Distancia

Resumen y comentario de la primera parte del informe “World Development Report” del Banco Mundial de 2009: “Reshaping Economic Geography”, The World Bank, Washington, 2009.

El Banco Mundial, en su reporte del 2009, nos define  la distancia como la facilidad o dificultad que tienen los bienes, servicios, capital, trabajo, información e ideas de moverse a través del espacio; midiendo la manera en que el capital fluye con el trabajo, como se producen los bienes y como son transportados, y la manera en que los servicios son intercambiados. Ésta definición a diferencia de la que nos menciona La Enciclopedia Larousse (2007), que es simplemente la longitud de un segmento de un punto a otro, sin importar lo económico y los diversos factores que mencionamos anteriormente.

Los países tienen un objetivo muy fuerte para establecer un desarrollo balanceado a lo largo de su territorio e historia, para evitar el que algunas áreas se vuelvan mas ricas antes que otras, aunque en la práctica no sea así; ésta generalmente esta acompañada de una concentración de industrias en una región, que al principio fueron manufactureras. El grado de avance o de industrialización depende también de la densidad que tenga cada país en sus diferentes áreas.

El desarrollo e integración de un país es importante por la actividad económica, y el grado de bienestar que le genere a la población, por que entre más producción mayores son los estándares de vida; conforme va cambiando la economía de rural a industrial, la distribución de las personas se reduce; éste depende también de la cantidad de conexiones que tiene en el mercado, que tenga mayor tecnología determinados también por  la calidad y los tipos de transporte.

“Los lugares más cercanos a los mercados tienen ventajas naturales”; porque un factor muy importante dentro de la distancia es la división política, pues cada país tiene sus propias barreras  que limitan el intercambio de productos, aumentando así la distancia, y costos. Esto es porque tienen un mayor acceso a interacciones e intercambios con la periferia, y entre más corta sea la distancia menores son los costos y menores las diferencias de cultura e ideas.

El desarrollo económico en las regiones, provoca que estas avancen y por lo tanto que el mercado se fortalezca, lo que al mismo modo, llega a facilitar los movimientos que tienen que hacer las personas para llegar en menor tiempo a los lugares y con esto, también se logra un gran intercambio comercial

Como nos lo marca el texto, después de la Segunda Guerra Mundial, el PIB per cápita en todas las áreas de los Estados Unidos muestran una convergencia lenta, continuando hasta finales de 1970, cuando las desigualdades espaciales se estabilizan. Esto quiere fue provocado por todos las migraciones que se dieron en esa época, lo que cambió los espacios de las personas.

Los grandes países, como es de comprender,  presentan mayor espacio para sus habitantes, así como para sus zonas comerciales. Así mismo es de suponerse que al existir una disminución en las disparidades espaciales, llega a provocar también una baja en el producto per cápita; que sin lugar a dudas, es una gran problemática para la sociedad que habita dicha religión y que afecta su bienestar.

La relación entre el desarrollo y la concentración económica es positiva y lineal más o menos, cuando se compara los países en desarrollo con un PIB per cápita de menos de   $ 10.000. Sin embargo, esta relación se inicia a estabilizarse en países de mayores ingresos.

Países en vías de desarrollo presentan una diferencia de prosperidad en aumento  su nivel de crecimiento. Como es el caso de países orientales que sus actividades abarcan mercados mucho más extensos.
Indicadores de desarrollo de milenio se aumentan en la riqueza material, así como el economista Adam Smith, que nos muestra el despertar por esas áreas subnacionales para abrir un panorama más amplio en mercados y en crecimiento de densidad. Así que se necesita ser un país muy abierto, enfocado a sus mercados para llegar a tener un aleatorio de bienes y servicios, de su crecimiento. Por lo tanto, se enfocan en áreas aun sin ese aprovechamiento de recursos, es decir que un no maximicen sus utilidades.

Su avances tecnológicos en vías de comunicación hace que todas estas formas de mercado sean mucho más útiles y eficientes, ya que se necesita esos tiempos requeridos por las distancias, la marcha en algunos tiempos fue un lapso de problemas para muchos mercados, lo cual no se era tan practico poder ampliar sus mercados, por consiguiente, hoy en día son mucho menores esas causas.

Cuando se tiene ese avance tecnológico de comunicación la densidad, en los mercados sus cifras de mercado son altas lo cual con repercute en su crecimiento como mercados.

Jacaranda Zapién Gutiérrez

Fatima Arrieta Hinojoza

Alejandra López Espino

División

Resumen y comentario de la primera parte del informe “World Development Report” del Banco Mundial de 2009: “Reshaping Economic Geography”, The World Bank, Washington, 2009.

Para mostrar una definición del concepto de división política, primeramente tenemos que darnos cuenta que división y fronteras no son un sinónimo. Ya que “las fronteras nacionales, encierran a la gente con características compartidas, proporcionando un sentido de lugar y pertenencia, que de la misma manera también entregan seguridad y estabilidad económica.”

Y por otro lado está la división económica que es un problema, el cual es ocasionado por el mal manejo de las fronteras, arroja un flujo incorrecto de bienes o servicios, personas o ideas, de esta forma se frena de manera radical la economía de un país. Por esta razón es importante diferenciar estos dos conceptos para entender el comercio internacional entre países, y mejor aun, tener un panorama más amplio de por qué algunos países no logran tener un crecimiento más rápido en sus economías. Y esto se debe  a los manejos de sus fronteras.

También dentro de la división política se muestra una forma de gobierno específica, de acuerdo con la cultura de cada región del mundo. Pero esta individualidad ocasiona que se busque la idea del apoyo de sus países vecinos y de esta manera tener una economía que no solo con los recursos que contiene su territorio generar una industria sustentable y lo más importante que logre ser rentable, se necesita abrir sus fronteras a los productos, que otras naciones por su ubicación geográfica y su especialización en el mismo, logran tener mejores productos, tanto en costos como en tiempo de producción.

Así se crea la necesidad de conseguir tratados de libre comercio principalmente con  países que están más próximos a su territorio nacional.

Por otro lado el tener relación comercial con países de gran envergadura económica, puede representar un problema para la economía de los países en vías de desarrollo, ya que las barreras proteccionistas que enfrentan con economías más planificadas ponen al país en desventaja comercial. Y este problema se ve reflejado en los países que llamamos “de tercer mundo”, lo que ocasiona que busquen el comercio con países más alejados a su territorio pero que tengan una capacidad del PIB similar, y así tener un intercambio de bienes o servicios, más equitativo y sin desestabilizar las balanzas comerciales de cada uno de los países. Que si bien es una manera de solucionar un problema, si no es lo suficientemente planeado, puede generar una negativa muy importante, como lo es el costo de transporte de los productos, y de esta manera encarecer los productos ofertados en el país destino.

También cada país tiene que tomar en cuenta sus extensiones fronterizas, porque sin importar que tan estable sea su economía, genera que el comercio entre sus provincias sea más escaso, por que se facilita más el ofertar sus productos al país vecino. Este es un caso que presenta el país de Canadá con su país vecino Estados Unidos. Por esta razón países que tiene un territorio más pequeño logran tener un PIB per cápita más alto que países con extensiones territoriales muy amplios.

Existe otra parte del comercio entre países que es importante destacar al mencionar las divisiones políticas, ya que hemos hablado de países con salida al mar, para su distribución de bienes y servicios, pero también debemos tener en cuenta a los países que no tienen limitaciones con el océano como es el caso que muestra el texto en Bolivia, que es un panorama muy complicado ya que después de las guerras que enfrento a finales del siglo XIX perdió esta parte del territorio. Y hasta 1978 no han tenido relaciones diplomáticas con el país de Chile, quien es el que cuenta con salida al mar, y el comercio se ha visto mermado en gran medida. Lo cual ocasiona que se busque el comercio del gas natural con el país vecino, Argentina, el cual enfrenta problemas para suministrar todo el gas natural debido a las altas demandas. Por esta razón son importantes las relaciones diplomáticas con cada país. Porque en este caso se pudiera resolver el problema del suministro de gas natural si se restablecieran las comunicaciones comerciales entre Bolivia y Chile, ya que Bolivia tiene una de las reservas más importantes de gas natural en el sur del continente Americano.

En conclusión, la división política no solamente nos habla de división territorial entre un Estados o Naciones, sino que además de eso se diferencian por factores culturales, políticos y sociales y es sumamente necesario que se conozcan estos factores entre países para que lleguen a acuerdos y tratados comerciales y exista una relación pacifica entre los mismos Estados. También es importante que un país tenga perfectamente definida su división territorial porque así de alguna manera estaría protegiendo las riquezas que tiene (recursos naturales, etc.), y con esto logramos tener un concepto mucho más amplio y dejamos de encerrarlo en solo límites territoriales.

Víctor Manuel Esquivel González.

Marino Castañeda Solís

Eduardo Guillen Ponce

Densidad

Resumen y comentario de la primera parte del informe “World Development Report” del Banco Mundial de 2009: “Reshaping Economic Geography”, The World Bank, Washington, 2009.

La densidad como definición física por la Real Academia de la Lengua Española significa la relación entre masa-volumen de un cuerpo, aplicado a la materia implica la concentración de individuos, economía en un territorio determinado, ya sea estado, región o continente.

Concretamente la definición sería “la masa económica por unidad en determinada área, o la compactación geográfica de la actividad económica”.

La densidad puede ser un factor determinante sobre el desarrollo urbano y su ubicación, bajo las premisas de “La concentración económica incrementa con el desarrollo, mientras que la disparidad en bienestar se reduce con el desarrollo” realizaremos un breve análisis sobre este primer capítulo.

La distribución de la actividad económica no es equitativa geográficamente y aunque se trate de hacer algún tipo de igualación no es probable lograrlo ya que en una escala siempre se encontrará en la parte superior a las ciudades primarias y se ubicará en los últimos lugares a las áreas rurales y agrícolas, entre esta escala podemos encontrar diferentes zonas geográficas y asentamientos con una variación de densidad.

Esta disparidad de masa económica tiende a incrementar con el tamaño de un país, ya que dentro de esté la capital puede generar el 70% de la derrama económica concentrando una mayor cantidad de población económicamente activa y el restante 30% es generado por un área rural de un tamaño geográfico mayor que la capital pero, con una tasa mayor de desempleo y productividad económica.

Así mismo las ciudades que encabezan la escala de densidad económica tienden a tener una diferencia muy grande con la ciudad que le sigue en segundo lugar, como ejemplo tenemos a París con más de 10 millones de habitantes y que es seguida por Marsella con tan solo 1.5, así como Ciudad de México y Guadalajara, se exceptúan ciudades como Mumbai y Nueva Delhi y Nueva York con 22 millones y Los Angeles con 18. Esta constante no se hace más notoria entre países mas o menos desarrollados, sino que, es un dato que se hace presente en todos los países del mundo

El crecimiento de las ciudades parece ser caótico y sin ningún orden, sin embargo ha sido identificado cierto patrones con cierta regularidad.

“El posicionamiento en jerarquía de una ciudad esta linearmente relacionada con la cantidad de población”

La densidad puede ser medida de diferentes formas pero la más recurrente es determinar la cantidad de personas que habitan en una ciudad y obtener datos sobre consumo, trabajo, producción, compra y venta de bienes e insumos, etc. Es por eso que la aglomeración de grandes empresas tenga un surgimiento exponencial en las grandes ciudades.

Para llegar a esta densidad y su medición, se deben de pasar por ciertas fases en las cuales una economía pasa de ser de productos primarios o agraria a una economía con bases de industrialización para posteriormente convertirse a una economía orientada al servicio y manufactura.

El crecimiento y desarrollo en estas primeras fases suele darse de una manera rápida, y disminuyendo con el paso del tiempo y el alcance de una economía más fortalecida. Algunos factores que inciden en esto son el crecimiento urbano en las primeras fases de manera desmedida y posteriormente a un paso más lento y sobre todo en las afueras de la ciudad, donde conforme se aleja la población se refleja la disminución en la densidad.

Las áreas deben de estar bien definidas para se medibles, es así como un área metropolitana tiene un desarrollo menor en cuanto a densidad que la metrópolis en si.

En conclusión el día de hoy, las grandes ciudades tienen una mayor crecimiento económico que las áreas rurales así como una mejor calidad de vida en la gran mayoría de países alrededor del mundo.

La concentración de multinacionales, poder político, universidades, centros de investigación y tecnología en las grandes ciudades resulta un imán para la densidad, es por eso que todas las economías fuertes del mundo cuentan con grandes centros financieros en las capitales del país.

Las oportunidades en el mercado para compradores y vendedores así como para los servicios se incrementan en las ciudades, y la comparación de las diferentes áreas y su densidad nos permiten un estudio más profundo sobre la disparidad que existe entre masa económica y bienestar en la población.

Juan Pablo V. Vega

Juan Pablo León

María Fernanda Cervantes