Rethinking the East Asian Miracle

Resumen y comentario del primer capítulo “The East Asian Miracle at the Millenium” (Yusuf, S.) del Informe del Banco Mundial de Stiglitz, J. y Yusuf, S., (2001),Rethinking the Asian Miracle, The International Bank for Reconstruction and Development, The World Bank and Oxford University Press, Washington DC. Primera parte

Rethinking the asian miracle

INTRODUCCIÓN

Este reporte de lectura es la primera de dos partes y corresponde al primer capítulo del libro titulado: Rethinkingthe East AsianMiracle.

En su primer capítulo, el autor formula y justifica el por qué de analizar de nueva cuenta el milagro del este asiático.

Para emprender tal reformulación, al autor no le basta con lo ya estudiado sobre este tema, por lo cual procede a analizar lo que sucedió a través no sólo de la perspectiva del consenso general que solía permear, sino de lo que otros expertos han estudiado al respecto.

Por lo tanto, en este reporte se empezará por enunciar sintéticamente, el panorama general de lo que ocurrió en la década de los años noventa, en un fenómeno que se ha denominado: El Milagro del Este Asiático, desde su increíble crecimiento al comienzo, hasta la profundidad de su crisis en 1997.

Después veremos el análisis que realiza el autor sobre la opinión general o “consenso” que permeaba a principios de los noventas, acerca del mencionado milagro y que en gran medida era apoyado por varias publicaciones, entre las que destaca la redactada por el Banco Mundial en 1993.

El final de esta primera parte corresponde a la serie de cuestionamientos que se generaron en torno a la estrategia del este asiático y las “lagunas” que aun faltan por esclarecer.

EL MILAGRO DEL ESTE ASIÁTICO EN EL MILENIO          

Los años noventa fueron tiempos interesantes para el Este de Asia. Por cinco años persistió un rápido crecimiento económico, sin embargo, en 1996 comenzó a decaer con el aletargamiento de las exportaciones, la emergencia del exceso de capacidad en muchas industrias y un declive en los salarios.

Todo lo anterior se tornó serio en 1997. Para el final de este año, la crisis que había comenzado en Tailandia, se diseminó a Corea, Malasia e Indonesia.

Filipinas, Hong Kong (China) y Singapur fueron afectados, pero en menor grado. En China y Taiwán, el crecimiento también se ralentizó, pero estas dos economías fueron las menos afectadas.

Tanto analistas como investigadores se sintieron reivindicados cuando la crisis comenzó a evidenciarse. En lo más profundo de ésta, en 1997, la editorial de El Economista destacó que la crisis se tornaba más seria, toda vez que Corea y Japón estaban afectados, siendo estos dos las más grandes economías, importadores e inversores en el mundo. Ello podría repercutir en un declive de impacto mundial.

Una vez que la verdadera magnitud de la fragilidad financiera se hizo visible, otros países (como Brasil o la Federación Rusa) fueron sometidos al ataque especulativo y tuvieron que lidiar con la fuga de capital.

Para 1998, E.E.U.U. y algunas economías europeas, proveyeron muchas de las condiciones económicas de crecimiento, con E.E.U.U. absorbiendo gran parte del capital que salió del este asiático.

En 1999, lo pero ya había pasado. A pesar de que Japón seguía débil, otros países del este asiático comenzaron a repuntar en la demanda de exportación de los E.E.U.U. y Europa occidental, especialmente en electrónica y gastos domésticos fiscales más elevados.

clêsCLAVES PARA EL MILAGRO ASIÁTICO

Antes de reformular las causas y dinámicas del acercamiento al desarrollo por parte del este asiático, el autor sintetiza la perspectiva que permeaba en la opinión general, es decir, en el consenso en publicaciones tales como la del Banco Mundial redactada en 1993.

El consenso general  consideraba que la estrategia del este asiático se basaba en cuatro hilos conductores, que a pesar de que cada país seguía su propia variante, compartían una uniformidad conveniente.

Estos cuatro “hilos conductores” eran:

I.            Adhesión a los principios macroeconómicos.

II.            Creación de una burocracia especializada, a partir de la contratación de administradores altamente capacitados (por parte de Singapur, Corea, Japón y Taiwán), que tuvieran un compromiso creíble y a largo plazo con la tarea que se les había encomendado: implementar y diseñar un “estado fuerte” y que a su vez se mantuvieran aislados de las presiones políticas, al otorgarles poder para crear iniciativas enfocadas a la maximización del crecimiento de la producción total y el empleo.

El aislamiento de los burócratas con respecto de presiones políticas que suelen ser miopes, permitía una menor distracción con el fin de cumplir metas a largo plazo, lo cual no significaba el distanciamiento entre gobierno y empresas, antes bien, se pretendía una constante comunicación entre ambos agentes, a través de consejos de deliberación que lograran forjar prioridades nacionales, intercambio de información sobre el mercado y promover la interacción y coordinación.

III.            Políticas gubernamentales activistas, orientadas a la industrialización y a la exportación. Al enfocarse en un desarrollo hacia el exterior y a la absorción de tecnología por los productores, luchar por la competitividad.

Para tal fin, los gobiernos del este asiático utilizaron ciertas medidas (como tarifas proteccionistas, subsidios o represiones financieras moderadas) sobre las cuales el Banco Mundial se mantiene cauteloso al recomendar su implementación.

IV.            Una estrategia con carácter pragmático y cuyo enfoque iba a la aplicación flexible de medidas, que podían ser abandonadas en caso de no cumplir su propósito.

CUESTIONANDO EL CONSENSO PRECEDENTE

La experiencia de los años noventa y los resultados de investigación alrededor del mundo, han reafirmado la propiedad de los postulados macroeconómicos y las políticas sectoriales, pero los cuestionamientos han surgido en vista de su ejecución.

Particularmente en lo que refiere a la lentitud con la cual el este asiático:

  • Implementó regulaciones prudentes
  • Inducir a los bancos a adoptar sistemas administrativos de riesgo
  • Reforzar la supervisión bancaria
  • Agudizar los incentivos para desmantelar las restricciones sobre el flujo de capitales

Como resultado de esta lentitud, las autoridades y los bancos no estaban preparados para lidiar con el gran influjo de capital o con la abrupta salida del mismo en 1997.

Otros aspectos criticables fueron las medidas bancarias con respecto de la moneda, así como lo referente a tipo de cambio y una política fiscal excesivamente conservadora que empeoró la presión deflacionaria en las consecuencias inmediatas de la crisis.

Aún con la ventaja de tener una burocracia altamente calificada en materia económica y aislada de presiones políticas, los casos de Corea y Tailandia reflejaron la dificultad de mantener una cultura basada en el mérito y del aislamiento de los intereses políticos.

De acuerdo con el autor, el “consenso general” pasó por alto seis áreas en su análisis:

  1. A pesar de que para finales de los ochenta el Este de Asia convergía tras los países industrializados a través del aumento en la eficiencia técnica, la brecha de productividad entre los países de asalariados promedio del este asiático en comparación a los países industrializados, seguía siendo tan ancha como antes.
  2. Había poca claridad en la forma en que la política industrial usaba el crédito directo y los subsidios para construir nuevos subsectores.
  3. Si bien la relación simbiótica entre bancos y corporaciones industriales (fomentada por el gobierno) inducía inversiones y negocios a largo plazo, también resultó en una descolocación de préstamos bancarios (usualmente en bienes raíces), la acumulación de fondos sin rendimiento y altos radios de engranaje corporativo.
  4. Se ha cuestionado la eficacia de las exportaciones como motor de productividad y crecimiento para el este asiático, pues existe la duda de si en verdad las exportaciones permiten un monitoreo efectivo cuando se trata de una industrialización que depende de subsidios.
  5. El particular estilo de gobernabilidad asiática que llama la atención por cuatro aspectos:
    1. La naturaleza de la interacción gobierno-empresas para coordinar decisiones.
    2. El que ciertas familias ejercen control sobre grandes imperios empresariales.
    3. La autonomía y efectividad de las agencias reguladoras, sobre todo al supervisar al sector financiero y a los accionistas.
    4. La disciplina estricta  en la gobernabilidad corporativa por medio de algunas firmas.

Aunque criticada, la gobernabilidad al estilo asiático es preciada por promover la cooperación y el concurso, para entregar buenos resultados económicos. Sin embargo, su deterioro hacia 1996 muestra que ésta debería haberse adaptado en función de que los países asiáticos multiplicaban sus nexos con la economía global.

  1. El hecho actual de la integración regional, la economía mundial y el flujo del comercio y de los factores, provoca que  los inversionistas extranjeros perciban a los países del este asiático como una entidad que comparte atributos comunes.

Hace una década, dichos países podían perseguir políticas macroeconómicas con cierta independencia de sus vecinos, hoy deben reconocer que hay cierto grado de interdependencia entre ellos y coordinar sus acciones.

POLÍTICA MACROECONÓMICA Y CRECIMIENTO ESTABLE

Tasas moderadas de inflación  no son necesariamente dañinas para el crecimiento o para el ahorro, pero la confianza empresarial y con ello la inversión, incluyendo la inversión extranjera directa, despunta mejor bajo condiciones de estabilidad política y económica.

A medida que Asia del Este se integra más a la economía global, las condiciones de negocios bien conducidas serán aún más importantes.

La estabilidad económica descansa en una aplicación coordinada de políticas en materia fiscal, monetaria y de tipo de cambio.

Cuando les pegó la crisis, los países fueron persuadidos de seguir la política ortodoxa de aumentar las tasas de intereses para asentar la fuga de capitales, cortar el outlay presupuestal y reconstruir la confianza en sus finanzas. Fue una mala decisión y se desistió de ella.

Las respuestas ante la crisis de Asia del Este indican que las reglas para lidiar con los golpes necesitan ser ampliadas para tomar en cuenta las circunstancias de los países y la posibilidad del contagio. La política monetaria, no debe adherirse a una simple regla. Aunque en general este punto carece de trabajo teórico o empírico que pueda guiar a los diseñadores de políticas y se mantiene como un área fértil para la investigación.

Asimismo, la administración financiera y la regulación de los bancos es vista ahora de manera mucho más crítica tanto para el crecimiento como para la estabilidad.

Mientras las debilidades de los bancos eran una parte del problema, las deficiencias en las instituciones financieras no bancarias eran aún más grandes y exacerbaron los efectos del golpe (algo de lo cual Japón se vio severamente afectado por la existencia de los josun, corporaciones de préstamos hipotecarios).

La crisis también enfocó su atención en políticas de tipo de cambio. La teoría sugiere que la instauración del tipo de cambio debería estar determinado por la naturaleza de previsión de posibles golpes. Si son reales, entonces un sistema flotante de tasas es aconsejable.

Sin embargo, ni la crisis de Asia del Este ni las crisis monetarias en los noventas han establecido la superioridad de tasas fijas o flexibles.

El curso futuro de las políticas de tipo de cambio en el este asiático y de otros países en industrialización se mantiene borroso y hay cierto rumbo a que será un periodo de experimentación determinado por el progreso a través de la reforma y la dirección del cambio político.

PERSPECTIVAS SOBRE EL CRECIMIENTO DEL ESTE DE ASIA

Al comienzo de los noventas, los determinantes de crecimiento del este asiático eran atribuidos al capital humano, capital físico y potencia laboral. Sin embargo, habría que tomar en cuenta lo que Young (1994) y Kim y Lau (1994) pronunciaron al respecto y que inspiró a Paul Krugman para expresar que  el crecimiento más se debía a la “sudoración que a la inspiración” puesto que el hecho de trabajar más no era necesariamente signo de un trabajo más inteligente.

Estos descubrimientos desataron todo un torrente de investigación al respecto. Si bien aun están por debajo de las naciones del G7, los países del Este de Asia les va mucho mejor debido a una mayor apertura, mejores políticas e instituciones más fuertes.

Sobre estos estudios destaca Howard Pack quien en su trabajo más reciente muestra la manera tan acertada en que Asia del Este ha asimilado la tecnología y ha comenzado a contribuir con insights propios, que se han convertido en patentes sobre todo provenientes de Corea y Taiwán.

Aún cuando los países en industrialización del este asiático continúen apoyando su crecimiento en la acumulación de factores, su convergencia a los sueldos de países avanzados dependerá de la velocidad con que se muevan a las fronteras de la tecnología y eventualmente de su habilidad para llevar éstas más allá.

La experiencia de esos países industrializados muestra un entramado de políticas, instituciones, organización industrial, tamaño del mercado y ventajas de primer orden.

Asimismo, un sistema universitario fuerte y orientado a la investigación, complementado con actividad de investigación en corporaciones y demás institutos públicos y privados será crucial.

Por medio de la innovación, se agudizaría el apoyo gubernamental y financiero para las actividades de investigación, así como el compromiso del sector privado que sea empujado a la competición en un mercado más grande.

Todas estas lecciones las ha aprendido Asia del Este por pedazos, pero el paso más difícil será la creación del bloque constructor fundamental: una base de universidades orientadas a la investigación y de institutos de investigación que induzcan el trabajo creativo.

Estefania Riveros Figueroa

Mitzi Reyes Guzmán

Anuncios

The East Asian Miracle at the Millenium

Resumen y comentario del primer capítulo “The East Asian Miracle at the Millenium” (Yusuf, S.) del Informe del Banco Mundial de Stiglitz, J. y Yusuf, S., (2001), Rethinking the Asian Miracle, The International Bank for Reconstruction and Development, The World Bank and Oxford University Press, Washington DC. Segunda parte

Rethinking the asian miracle

Política Industrial en la Década de 1990

En este punto nos señala como se desarrolló la política industrial dentro los países asiáticos en la década de los 90. Si bien nos habla que a finales de 1980 la idea era seleccionar a las empresas  para darles apoyos por la parte económica así como también, protegerlos a través de barreras comerciales para que se pudiera lograr el desarrollo de las industrias, el aprendizaje sobre las nuevas tecnologías y manejar sus propias inversiones; En la década de los 90, los países de Asía del Este reconocieron la necesidad y las ventajas de abrir sus puertas al exterior por lo tanto abrieron sus economías y se incluyeron en la Organización Mundial del Comercio para entrar así en la disciplina del comercio internacional. En este momento la política industrial comenzó a cambiar; Las empresas comenzaron a buscar la forma de esparcir el interés sobre la investigación y desarrollo por lo que las políticas industriales comenzaron a relegarse a unos cuantos casos en los que los sectores necesitaban convertirse en competitivos.

En los países se encontró que los subsidios se transfirieron de los recursos de alta productividad a los de baja y la ayuda iba para los sectores que comenzaban a declinar económicamente o que ya no tendrían una alta tasa de crecimiento, esta ayuda era a través de tratamientos fiscales favorables, créditos y protecciones; En algunos casos estas políticas fueron efectivas pero en otros solo obstaculizaban el desarrollo y se vio que se seleccionaron los grupos empresariales que al final directa o indirectamente quedaban en manos de unas pocas familias que son la ricas e influyentes políticamente, esto generó falta de productividad y poca gobernabilidad y se volvió evidente hasta la crisis de 1997, en la cual la productividad fue disminuyendo y al final la deuda se volvió inmensa porque los bancos se dedicaron a dar créditos a los sectores menos eficientes y se acumularon activos improductivos, todos esos créditos se convirtieron en morosos, así como también la gran influencia del ministerio de finanzas sobre los bancos que solo presionaba para que dieran más crédito y por el otro lado a las empresas para que le apostaran a proyectos de alto riesgo, aquí debemos de decir ¿no iba a haber crisis?. Por supuesto que la hubo y que se llevó en efecto domino a todos los países de Asia del este.

En conclusión las políticas industriales fueron acaparadas por las elites y estas a través de los excesos en sus desembolsos presupuestales fueron agravando la crisis sumado a esto la corrupción en la que fueron cayendo los gobiernos, el poder de las grandes corporaciones y la estrecha conexión entre las corporaciones y los bancos  fueron atando de manos a los gobiernos para actuar rápidamente en la crisis.

 La Autonomía Cambiante y el Rol de la Burocracia.

Este punto nos habla acerca de cómo solo pocos países fueron capaces de crear y utilizar las llamadas “burocracias económicas”, las cuales resultaron difíciles de llevar a cabo porque en la década de 1990 se descubrió mucha corrupción y los grupos de interés presionaban al gobierno el cual tuvo que olvidar sus objetivos a largo plazo para enfocarse en los de corto dejando de lado su planeación estratégica. Las burocracias de Asia del este también tuvieron problemas con atraer y retener a los individuos de alta calidad técnica, esto genera un entorno cambiante y sin una planeación que logre reunir un núcleo de personas calificadas para desarrollar las reformas y políticas públicas que impulsen el liderazgo económico.

Naturaleza de la Gobernabilidad y el Desarrollo del Sistema Legal.

La Gobernabilidad no era un tema muy importante en Asia del Este, la región estaba en crecimiento hacia un sistema más democratizado con una construcción de las instituciones legales, pero en 1990, todo esto cambio ya que la atención se centró en la gobernabilidad debido a que se hizo conciencia sobre la importancia de la misma.

A partir de esta conciencia comenzaron a hacerse investigaciones y se descubrieron muchas irregularidades como juicios a ex presidentes, escándalos, corrupción, sobornos para que las políticas públicas no fueran transparentes y la rendición de cuentas alteradas. El mal gobierno fue un factor para el desarrollo de la crisis, los gobiernos  mantenían estrechas relaciones con las empresas por lo que las regulaciones eran muy débiles con sistemas muy deficientes que se prestaban fácil a la manipulación.

En cuanto a las empresas también se comenzó a construir un marco legal porque desde el momento de la crisis se vio que no solo había poca regulación en lo público si no que también en las políticas internas de las empresas porque solo se decidía en base a los intereses de los accionistas mayoritarios y los minoritarios sufrían de abusos porque no tenían comprensión sobre la situación de la empresa.

La crisis fue muy crítica en Asia y se ve que todo fue una combinación de mala gestión, malas inversiones, muchos riesgos y la lentitud de acción por parte de los gobiernos para cambiar y realmente mejorar la políticas públicas; Pero hoy en día se está cambiando y aunque de una manera más lenta, Asia se encuentra apostándole a un sistema más democrático, a la apertura al comercio y a la inversión extranjera directa, los mercados se encuentran en desarrollo con un apoyo mucho más estable.

Un gran aporte a partir del gobierno de los 90s fue la importancia que se le comienza a otorgar a las instituciones legales en el pensamiento sobre el desarrollo. Iniciando con la implementación de variables proxy en el carácter institucional.

Los sistemas legales de Asia del Este se han convertido en apoyo de contratación basados en el mercado, la propiedad y los demás derechos, incluso se ha relacionado las normas industriales con las leyes de bancarrota.

Los principales factores de los cuales dependerá de un cambio de sistema legal occidental de Corea,Indonesia, Malasia y China son , la globalización y los intereses económicos extranjeros.

Desde finales de los 90s muchos países han mostrado una apertura en el mercado, adoptando ideas políticas de régimen liberal y en algunos casos descentralizándose económica y fiscalmente en la toma de decisiones.

Cuando se plantea el  milagro del Este Asiático y se considera las prioridades para la región, los mecanismos de gobierno y la asignación y el ejercicio de los derechos se encuentran entre los que merecen la mayor atención.

dragon

Comercio en lugar del incremento en las exportaciones

Existen dos tipos de resultados de exportación.

  • Alta productividad de países industrializados (E.U.A).
  • Importaciones  aumentan más por  efecto de productividad que las exportaciones (China y Japón), determinantes:
    • Competencia a empresarios locales produciendo mayor eficacia de su parte.
    • El incremento tecnológico.

La disminución de las barreras en el comercio de los 90s, hicieron que el rendimiento del Este de Asia incrementara, en especial el compromiso de la reducción de tarifas, beneficiando principalmente a China, sin embargo dejando a otros países de Asia Oriental económicamente en desventaja.

Integración regional y política

La integración del Este de Asia comienza a partir de los 90s por el cambio intrarregional, FDI y el flujo de labor en el Sudeste de Asia. Las exportaciones del Este de Asia tuvieron un incremento a partir de un 20% al 40% de 1990 a 1996, incluyendo a Japón aumentó un 50%. El aumento de los ingresos y la mejora de la calidad de los bienes producidos están contribuyendo a la integración.

Factores de integración:

  • Migración de industria japonesa a China
  • Circulación de capital intrarregional, además de las grandes utilidades tras inversión en China, sin embargo éste efecto tiene doble cara, que notablemente se mostró durante la crisis.

La integración también tiene sus implicaciones en el aspecto político y de infraestructura institucional,sin necesariamente ser totalmente positivas puesto que existe el riesgo de un ataque especulativo en un régimen de tipo de cambio administrado, por lo tanto se deben realizar modificaciones a los arreglos establecidos en los 1990.

Modificaciones:

  • Cambio en el enfoque de la política.
  • Mecanismos para la supervisión del rendimiento, presentación de informes, la evaluación comparativa y la agrupación de recursos para su uso en una crisis, según los criterios que minimicen el riesgo moral
  • Reducir progresivamente las barreras al comercio.
  • Establecer reglas clave de negociación.

Desde la crisis a finales de los 80s, el Éste de Asia ha observado las actividades de la UE, llegando incluso a optar por establecer un fondo Monetario Asiático, sacrificando autonomía en aspectos políticos y económicos por un mayor beneficio.

Observaciones Finales

La influencia de la globalización, tras generar una apertura económica en los países de Este de Asia cuyas instituciones legales se basan en ser cerradas y no permitir la autonomía de las decisiones económicas se han tenido que ver en la necesidad de permitir cierta flexibilidad después de la crisis de 1997 a 1998 ante la apertura económica, cada país tomando diversas opciones unos con apertura fiscal, otros política industrial y otros utilizando el comercio mediante exportaciones.

La integración del Este de Asia tiene sus pros y contras, sin embargo para combatir estas últimas tendrá que enfocarse en 3 factores: domestico, regional e internacional. La política doméstica del Este de Asia se ha caracterizado de reformas que han mejorado dicha política, pero hasta qué punto esto no será suficiente para la globalización.

 Conclusión.

La política industrial de 1990 nos da a reflexionar como siempre la economía queda en manos de unos cuantos debido a las malas políticas públicas y presiones de los grupos poderosos, así como el desarrollo incorrecto de los sectores industriales; este mal desarrollo se da por no contar con una verdadera y bien pensada planeación, también por querer crecer rápidamente sin contar con las bases necesarias para que esto suceda por lo tanto todo lo que se generó fue desestabilidad y por lo tanto una gran crisis. El rol de la burocracia también fue factor para afectar a Asia ya que, como vimos la mala gobernabilidad y la falta de un buen marco legal facilitó la corrupción por parte del gobierno y las empresas que en el caso de ambas los únicos que tomaban las decisiones eran los más poderosos que no fueron los mejores o los más preparados para tomar las decisiones porque lo que generaron fue una mala gestión de las empresas, los recursos y apoyos por parte del gobierno.

Tras la influencia de todos los factores externos como la globalización y el libre comercio, han creado en las instituciones gubernamentales y empresariales del Este de Asia grandes conflictos económicos, puesto que la postura cerrada característica de muchos países que lo conforman y además de las diferencias socioeconómicas de la población, en éste caso la preferencia hacia la élite siendo beneficiada a costa de actividades de las instituciones por cuestión de buena relación entre ambas, provocando un incremento en la corrupción y actividades ilícitas, como el despilfarro de dinero hacen que se origine una crisis de 1997-1998, ocasionando una serie de reformas por parte del gobierno viéndose necesitadas de una apertura económica y de una integración.

Con respecto a la apertura económica, se visualizan varios aspectos que toman los países que conforman el Este de Asia, tanto en creación de políticas fiscales, como el comercio y generando políticas industriales, viéndose influenciada en la UE, a partir de los beneficios que ésta ha originado, sin embargo se mantiene cierto temor con respecto a los países ubicados en el Sudeste de China por el beneficio que ésta tendrá tras una apertura económica y un compromiso de reducción de tarifas, dejando en desventaja económicamente a los demás países.

Hasta cierto punto éste tipo de estructura, es decir creando políticas pero manteniendo un sistema legal cerrado, ha mantenido en estabilidad y en crecimiento a los países, pero hasta qué grado el sistema que está permeando en estos momentos necesitara más que ésta estructura y se tendrá que realizar una libertad total.

Dayana Génesis Sosa Freyre

Jimena Isabel Nocetti García